+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EMBROLLO JUDICIAL Y DIPLOMÁTICO

Desestimada la libertad condicional para el periodista kurdo-sueco Hamza Yalçin

La Audiencia Nacional apunta el riesgo de fuga del detenido y señala que "debe asegurarse la entrega" a Turquía

 

Manifestantes protestan por la detención de Yalçin a cargo de la policía española, el 13 de agosto, en Estambul - AFP / OZAN KOSE

JULIA REGUÉ
24/08/2017

El periodista kurdo-sueco detenido en Barcelona por orden de la Interpol, a petición del Gobierno turco, seguirá en prisión provisional a la espera de que Turquía solicite formalmente su extradición. La defensa de Hamza Yalçin presentó un recurso de apelación para solicitar su libertad condicional, una opción que ha sido desestimada este jueves por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. El fiscal ya se opuso por "falta de arraigo" a decretarle esta medida cautelar, que sí fue concedida al escritor turco-alemán Dogan Akhanli, detenido en Granada.

La misma argumentación ha usado la Audiencia Nacional para mantenerlo encarcelado. En la resolución a la que ha tenido acceso este diario, señala que la falta de arraigo se fundamenta en que el periodista fue detenido en el aeropuerto de El Prat (Barcelona), mientras esperaba para embarcar con destino a Londres. "No podemos descartar que, puesto en libertad, escape de nuestra jurisdicción", apunta el escrito, y añade que se debe "asegurar la entrega" al tratarse de un procedimiento de cooperación judicial internacional. "No es el momento de entrar en consideraciones sobre eventuales vulneraciones de derechos fundamentales (...) y eventual persecución por razón de la actividad política", indica la Audiencia, que abordará estas cuestiones con la demanda de extradición.

PENAS DE MUERTE

En el recurso, la defensa del periodista justificaba la "imposibilidad" de conceder su extradición a Turquía al haber sido asilado político en Suecia -desde el 2005 es ciudadano de este país- y tener "dos penas de muerte pendientes en el país reclamante", todo esto ante la situación de "vulneración sistemática de derechos humanos" que se padece en el Estado turco.

Uno de los abogados del periodista, David Aranda, ha insistido que "no tiene sentido seguir privándole de libertad porque la extradición no llegará a ninguna parte", ya que, según él, aunque hubiera riesgo de fuga, no se puede acordar una extradición cuando Yalçin "puede ser ejecutado o sometido a tratos inhumanos o degradantes" en el país reclamante. Aranda se acoge a los principios del Convenio contra la Tortura de las Naciones Unidas, así como del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, para argumentar que se debe "prohibir taxativamente" su extradición, alegando también que Yalçin fue condenado a muerte en el 1998 y el 2004 en Turquía.

ARRAIGO RECLAMADO

La defensa, que presentará una nueva petición de libertad ante el juez Ismael Moreno, que instruye el caso, ha reiterado que el periodista tiene nacionalidad sueca, por lo que es ciudadano del espacio comunitario, hecho que según Aranda equivale al arraigo reclamado porque, si no se presentara a la vistilla ante la Audiencia Nacional, "se podría emitir una orden internacional para que fuera detenido en Suecia y traído ante las autoridades españolas sin inconvenientes".

En una carta publicada en EL PERIÓDICO, Yalçin considera "contrario a los derechos humanos" que España le haya encarcelado por sus "actividades políticas" y se prepare para extraditarle, y reclama su puesta en libertad. "España es utilizada como un instrumento en esta injusticia", asegura en su escrito. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, comparecerá la semana que viene en el Congreso para dar explicaciones sobre el caso.