+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

Detenido un iraquí con explosivos en Polonia en vísperas de un evento presidido por el Papa

Francisco se reunirá esta semana en Cracovia con cientos de miles de jóvenes peregrinos de todo el mundo

 

Peregrinos participan en un acto organizado dentro de los preparativos de la Jornada Mundial de la Juventud, en Cracovia, este lunes. - EFE / RADEK PIETRUSZKA

EFE / VARSOVIA
25/07/2016

La fiscalía de la ciudad polaca de Lódz (centro) ha informado este lunes del arresto de un ciudadano iraquí, de 48 años, por posesión de material explosivo, aunque hasta el momento no existen evidencias de que se trate de un presunto terrorista.

La detención llega un día antes de que comience en Cracovia laJornada Mundial de la Juventud (JMJ), con cientos de miles de peregrinos de todo el mundo y dos días antes de la llegada al país del papa Francisco para participar en el evento.

El iraquí, que no tiene dirección permanente en Polonia, permanecerá en detención preventiva en los próximos dos meses y podría ser condenado hasta a ocho años de prisión por tenencia ilegal de explosivos, según señaló la fiscalía.

El ministro del Interior polaco, Mariusz Blaszczak, ha asegurado hoy que no hay constancia de que exista amenaza terrorista en Polonia.

INSEGURIDAD Y MULTICULTURALISMO

Blaszczak también volvió a culpar a las políticas del multiculturalismo como responsable de la situación de inseguridad que vive Europa.

"Para mí no hay duda de que los problemas que ahora enfrentan nuestros vecinos son el resultado de décadas de política de inmigración, de la política del multiculturalismo y de que se ha venido aceptado durante años a inmigrantes de Oriente Próximo y Norte de África que no se integran en la sociedad europea", afirmó.

PRIMER NIVEL DE ALARMA

Ante la inminente llegada del Papa este miércoles, las autoridades polacas han introducido el primer nivel de alarma nacional, aunque el titular de Interior precisó que esta decisión no responde a ninguna amenaza concreta, sino que se trata una medida preventiva que reforzará la presencia de las fuerzas de seguridad y evitar posibles incidentes.

A la seguridad interior se suma el restablecimiento por un mes de los controles en las fronteras con sus vecinos de la UE -Alemania, República Checa, Eslovaquia y Lituania- así como en los puertos marítimos y aéreos.

Hasta el momento se ha denegado la entrada a Polonia de 200 personas, confirmó Blaszczak.