+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SUBASTA

Dona objetos de Hitler para evitar que caigan en manos de neonazis

Un empresario libanés entrega objetos personales del dictador al Museo del Holocausto

 

Un empresario libanés dona objetos personales de Hitler a Israel. En la foto, Abdallah Chatila, el hombre de negocios. - AFP / AHMAD GHARABLI

EFE
08/12/2019

Un sombrero que perteneció a Adolf Hitler, junto con otros objetos personales del dictador nazi comprados por un empresario libanés para evitar que cayeran en "manos equivocadas", llegarán próximamente a Israel para formar parte de la colección del Museo del Holocausto, Yad Vashem.

"Porque podían caer en las manos equivocadas, no tenía otra opción que ayudar. Intenté parar la subasta y como no pude, compré alguno de los objetos", explicó Abdalah Chatila este domingo en Jerusalén.

El presidente de Yad Vashem, Avner Shalev, reconoció que se trata de artículos "muy sensibles" pero la intención de tenerlos en la colección del museo es prevenir que llegue a manos de neonazis.

Chatila explicó que los objetos se encuentran todavía en Alemania y llegarán a finales de año a Israel, cuando termine la verificación y los trámites burocráticos necesarios para su traslado.

El pasado mes de noviembre, la casa de subastas Hermann Historica, con sede en Múnich, vendió un ejemplar de 'Mein Kampf' ('Mi lucha'), por 130.000 euros, un sombrero de copa por 50.000 euros, además de otros objetos personales del dictador.

Entre ellos, una fotografía dedicada a un amigo de infancia, que se vendió por 46.000 euros; una carta escrita por el propio Hitler en 1908 por 80.000 euros; una cubertería personal, que alcanzó más de 1.000 euros por cada pieza; una caja de cigarros y una máquina de escribir.

Menos dos de los objetos subastados, Chatila fue el que pujó por todos ellos. Su primera idea fue "quemarlos", porque para el significan la "personificación del diablo", pero finalmente decidió donarlos a la organización judía, Keren Hayesod, y esta al Museo del Holocausto.

"El negacionismo aumenta en Europa"

Chatila, que abandonó Líbano con dos años y está radicado en Suiza, dijo que el coste total de la compra, alrededor de 600.000 dólares, no lo ve "como dinero, sino como un símbolo".

"Queremos tolerancia y es el mensaje que quiero enviar. No solo con las diferentes religiones, sino con los vecinos, con los amigos, con la familia. La tolerancia está antes que la paz", declaró.

Además, este empresario, que ha vivido en Italia y en Francia, alertó sobre "el antisemitismo, populismo y racismo cada vez más fuerte" que recorre Europa y afirmó que estos objetos que dona "son para las nuevas generaciones", en un contexto "en el que el negacionismo aumenta".