+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EEUU paga la factura de los cuatro años de presidencia de Trump

El dirigente sigue fomentando la discordia en un país muy fracturado. Los disturbios agravan un año de crisis sanitaria, económica y social

 

Pillaje y vandalismo en comercios de San Francisco. - AP / NOAH BERGER

Policías y civiles homenajean a Floyd en Saint Luis, Misuri. - SANT LOUIS POST /ROBERT COHES

RICARDO
01/06/2020

Hay momentos en la vida de las naciones en los que todo parece venirse abajo sin previo aviso para poner a prueba la solidez de sus cimientos. Estados Unidos está viviendo uno de esos momentos, en su particular año de la peste, un 2020 que parece haberse confabulado para desnudar en toda su crudeza las fallas sistémicas del país. Comenzó con el proceso para destituir a Trump, convertido a la postre en un vulgar sainete de tóxico partidismo político. Siguió con la pandemia de coronavirus, espejo de las miserias de su sistema sanitario y la falta de liderazgo del presidente. Se agravó con la crisis económica, que ha dejado 40 millones de parados y se ceba con los más pobres. Y ahora ha acabado de explotar con los peores disturbios raciales del último medio siglo.

LA CHISPA / El país está ardiendo, literalmente. Grandes ciudades como Filadelfia, Seattle o Los Ángeles, pero también pequeñas capitales alejadas de los centros de poder como Omaha (Nebraska) o Columbus (Ohio). La chispa fue el brutal asesinato de un hombre negro de 46 años a manos de la policía en Minneápolis, un episodio que colmó la paciencia de una población negra perennemente bajo sospecha: discriminada por los bancos, maltratada por las instituciones, masivamente encarcelada. Ese hartazgo se ha solapado con la factura de los cuatro años de división, odio y resentimiento promovidos por Trump como arma política para movilizar a sus bases. Pero como dice el historiador Timothy Naftali, «la calamidad de estos días va más allá de Trump«. «Él no es más que un estafador que vive de explotar nuestras vulnerabilidades», ha expuesto Naftali.

Puede leerse también como el resultado de la incapacidad del sistema para reformarse, para combatir la desigualdad económica rampante y el horizonte raquítico de las nuevas generaciones, obligadas a tener tres empleos para poder pagar las facturas o hipotecadas hasta las cejas desde que salen de la universidad. Y todo sin un colchón social en el que caerse muertos si las cosas se tuercen. «Los ricos han dejado de estar seguros», rezaba una pintada en un restaurante caro del centro de Washington, convertido en un campo de batalla en el perímetro de la Casa Blanca, con escaparates reventados y barricadas improvisadas.

La frustración con la plutocracia en curso que pusieron de manifiesto las protestas de Occupy Wall Street hace unos años, canalizada por las dos campañas electorales de Bernie Sanders, vuelve también a desbordarse en las calles. Y aunque algunos políticos han expresado la necesidad de abordar las raíces profundas del problema, el debate está más centrado en buscar culpables que en aportar soluciones. Trump y la derecha culpan a la «izquierda radical» de orquestar los disturbios, a los demócratas de permitirlos y a los medios de «fomentar el odio y la anarquía», las palabras utilizadas el domingo por el presidente.

Desde el bando contrario algunos gobernadores han culpado a los grupos de supremacistas blancos, a miembros del crimen organizado, al narco y hasta agentes extranjeros de instigar las protestas. En lo único en lo que parecen estar de acuerdo unos y otros es en vender la idea de que los vándalos proceden de fuera de sus ciudades, una tesis que no respaldan hasta ahora las identidades de los detenidos.

Trump sigue sin moderar su retórica, como le piden los demócratas. «Podría dejar de mandar tuits divisivos que rememoran el pasado segregacionista de nuestro país», dijo la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser. En la retina de muchos siguen sus amenazas para disparar a los responsables del pillaje o de sacar armas y perros para recibir a los manifestantes que llevan tres días cercando la Casa Blanca.

ANTIFASCISTAS / Y el presidente dio ayer un paso más al anunciar que pretende designar como organización terrorista a los antifa, como se llama aquí a los grupos antifascistas y antisistema de izquierdas. Algo que no ha hecho con las organizaciones neonazis, racistas o neoconfederadas, responsables cada año de decenas de asesinatos. Es muy difícil augurar las consecuencias que esta concatenación de crisis tendrá en las elecciones presidenciales de noviembre porque las dos Américas están en pie de guerra.