+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EEUU

Una elección especial para un escaño en el Congreso da alas a Trump

Es la cuarta victoria republicana en las última semanas. Los demócratas no encuentran estrategia y se dividen

 

El presidente Donald Trump durante su discurso en Miami. - AFP / JOE RAEDLE

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK
21/06/2017

Normalmente elecciones especiales como la que se celebraba en Georgia este martes son asuntos sin demasiada trascendencia en Estados Unidos. Con Donald Trump en la Casa Blanca las cosas son distintas. Los demócratas habían transformado la cita electoral para ocupar el escaño que dejó vacío el republicano Tom Price al ser nombrado secretario de Sanidad en una especie de referendo sobre el presidente. Y lo han perdido. Ahora Trump, el Partido Republicano y los conservadores están pletóricos tras esta y otras tres victorias en elecciones especiales. Y el partido demócrata se sume, aún más, en profundas divisiones respecto a qué estrategia seguir.

 El sexto distrito de Georgia comprende una zona acaudalada de suburbios de Atlanta y, con un 60% del electorado con título universitario, es el sexto con más alto nivel educativo de los votantes de todo el país. Por eso los demócratas pusieron sus esperanzas en la elección especial y en el candidato Jon Ossoff, un documentalista con poca experiencia política. Esperaron que Ossoff aunara un voto de rechazo y castigo de los conservadores moderados a Trump, cuyo índice de aprobación allí es de un mero 35% y que en noviembre ganó en el distrito por solo 1,5 puntos.

 Se equivocaron. Los dos bandos inyectaron fondos sin precedentes en la carrera, 51 millones de dólares que la han convertido ya en la elección más cara de la historia para un escaño en la Cámara Baja. Y en las urnas se ha impuesto Karen Handel, una mujer que lleva 15 de sus 55 años en la política, cercana al Tea Party y acérrima antiabortista. Es cierto que su ventaja sobre Ossoff (4%) queda lejos de los márgenes de más de 20 puntos con que habitualmente se imponen los conservadores en esta zona del sur, pero han sido más que suficiente para que los republicanos canten victoria.

 La de Georgia es la cuarta elección especial en que los demócratas salen derrotados tras otra el martes en Carolina del Sur y anteriores en Montana y Kansas. Y aunque han mejorado resultadosacercándose más a los republicanos en sus feudos, no han capitalizado lo que pensaron que sería un movimiento contra Trump, con el que cuentan, además, para tratar de recuperar el control del Congreso en las legislativas de 2018.

 La campaña de Ossof, que optó por la moderación y no se centró en los ataques de Trump, también divide a los demócratas en al menosdos bandos. Por un lado están quienes creen que hay que llevar más a la izquierda las propuestas y hacer un asalto sin disculpas al presidente y sus políticas. Del otro, quienes abogan pordejar de discutir lo ocurrido en 2016 y por intentar ampliar hacia el centro posiciones y agenda.

Hay quien recuerda que tras la victoria de Barack Obama en 2008 los demócratas ganaron siete elecciones especiales pero luego sufrieron una debacle en las legislativas, perdiendo 63 escaños en la Cámara Baja. Pero el pasado consuela a pocos.