+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TENSIÓN EN EL CENTROIZQUIERDA EN ITALIA

Escisión en el Partido Democrático de Renzi

Los disidentes, contrarios al hiperliderazgo del ex primer ministro italiano, crean una nueva fuerza

 

Renzi, durante el acto de renuncia al cargo de primer ministro, en el palacio Chigi, el pasado diciembre. - REUTERS / ALESSANDRO BIANCHI

ROSSEND DOMÈNECH / ROMA
25/02/2017

Mientras los socialistas franceses se unen cara a las elecciones presidenciales, los progresistas italianos se dividen, en desacuerdo con la línea de Matteo Renzi, exsecretario del partido y candidato en las nuevas primarias de abril a volver al cargo.

Este sábado ha nacido Democrátas y Progresistas, el nuevo partido formado por una parte de los disidentes del Partido Democrático (PD), cuyo líder más conocido es Roberto Speranza. A ellos se han unido los disidentes de antaño, que ya habían formado Izquierda y Libertad (SEL), una fuerza que no apoyaba al Gobierno de Renzi ni tampoco al actual de Paolo Gentiloni.

Según el instituto de opinión SWG, con esta primera escisión, a la que seguirá con toda probabilidad otra en las próximas semanas, el PD pierde 3,2 puntos pero mantiene el favor del 28% del electorado.

EL PROTAGONISMO DE RENZI

La nueva fuerza, que por ahora seguirá apoyando al Ejecutivo, se inspira en el artículo primero de la Constitución italiana, donde se dice que “la República italiana es una democracia fundada sobre el trabajo”. “Es nuestro símbolo, nuestra razón”, ha dicho Speranza, según el cual “se trata de palabras extraordinarias y todavía incumplidas” pero que “constituyen el primer punto en la agenda de gobierno" del nuevo partido: "Dar respuestas a este drama social", en referencia al paro.

El objetivo de la nueva formación, según han explicado los disidentes, es la “reconstrucción de un centroizquierda,libre de manías autorreferenciales y de la búsqueda de un líder que lo represente todo y a todos”, en clara referencia al discutido liderazgo de Renzi, criticado en su partido por su protagonismo personal. Tras invitar a los que se han quedado en el PD a reflexionar sobre qué quieren, los disidentes afirman: “El enemigo es la derecha, el populismo, al que pensamos que se puede batir con un centroizquierda nuevo”. “Acabamos de nacer, pero veréis cosas inauditas”, han prometido.