+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESCÁNDALO POLÍTICO EN ARGENTINA

Escuchas a discreción

La justicia argentina investiga el espionaje durante el Gobierno de Macri H Políticos, sindicalistas y periodistas fueron blanco de los servicios secretos

 

Investigado 8 Macri, en las primarias del pasado agosto. - EFE

ABEL GILBERT
11/06/2020

Tres jueces distintos investigan presuntas acciones de espionaje ilegal de dirigentes políticos opositores y hasta aliados muy cercanos, sindicalistas y centenas de periodistas argentinos, realizados por el servicio de inteligencia durante la Presidencia de Mauricio Macri. Las investigaciones apuntan contra el exjefe de Estado, quien había nombrado al frente de la Agencia Federal de Inteligencia a su amigo y exrepresentante de futbolistas Gustavo Arribas.

Durante sus años como alcalde de Buenos Aires, Macri tuvo que presentarse ante un juez para responder por el seguimiento al parapsicólogo Néstor Leonardo, por entonces pareja de su hermana Sandra. En aquella oportunidad, la responsabilidad por la intromisión en la vida privada del cuñado recayó sobre el jefe del clan familiar, el magnate Franco Macri. Al mismo tiempo, resonaba el escándalo de las escuchas telefónicas a dirigentes de la comunidad judía. En esa causa estuvo procesado su jefe de policía, Jorge Palacios. Recién llegado al Ejecutivo Nacional, a finales del 2015, Macri fue desligado de un expediente que terminó en el cubo de la basura. Las investigaciones reflejan que el italiano Salvatore Pica, novio de su otra hermana Florencia, ha sido uno de los objetivos de los agentes de Arribas. No solo él. La nueva agencia de inteligencia acaba de entregar a la fiscal unas 500 fichas de otras de las personas seguidas. A su vez, el juez Federico Villena, investiga las relaciones de un grupo de espías, autodenominado Super Mario Bros, con la coordinadora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo. Se presume que la banda le enviaba informes y audios sobre las actividades de la en ese momento expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y su entorno.

Los Mario Bros llegaron a colocar micrófonos en las celdas que ocupaban kirchneristas. Macri no tiene duda de que todo es una venganza política. «Estoy convencido de que él no tiene nada que ver», señaló el actual alcalde capitalino y su principal aliado político, Horacio Rodríguez Larreta, quien también habría sido blanco de los fisgones. «Que la justicia haga lo que tiene que hacer», dijo el presidente Alberto Fernández.