+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRISIS POLÍTICA

Evo Morales confirma que no se postulará en las próximas elecciones de Bolivia

De acuerdo al presidente del partido Movimiento al Socialismo, el exmandatario boliviano ha tomado esta decisión para apaciguar a su país a la espera de poder regresar de su asilo en México

 

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, durante su asilo en México. - EUROPA PRESS

EL PERIÓDICO
03/12/2019

El partido de Evo Morales cuenta con él como coordinador de campaña aunque ya no sea candidato, porque sigue siendo el presidente del Movimiento al Socialismo (MAS), advirtió el líder de la Cámara de Diputados de Bolivia, Sergio Choque.

Choque, del MAS, señaló a los medios que fue el mismo Morales quien le pidió a los miembros de su partido que "en el marco de apaciguar el país (...) no va a participar en ninguna candidatura, ni tampoco lo hará (su exvicepresidente Álvaro) García Linera".

Jefe de campaña nacional

También confirmó que "si el Gobierno (interino de Jeanine Áñez) permite su retorno, (Morales) va a ser nuestro jefe de campaña nacional". Morales "sigue siendo el presidente del MAS y como tal siempre tenemos que coordinar con él, todo lo que se vaya a decidir en el congreso" del partido, dijo el líder de la Cámara de Diputados de Bolivia.

Choque explicó que aún no se ha definido una fecha y lugar para el congreso del MAS, porque se está dando "prioridad" a la "respuesta" que se le está dando a los bolivianos, pues todavía hay "muchos heridos y presos (...), estamos tristes por lo que pasó en El Alto".

Esta ciudad vecina de La Paz fue una de las más castigadas por la violencia en el conflicto destacado en Bolivia a raíz de las fallidas elecciones del pasado 20 de octubre, que deja al menos 32 fallecidos y 832 heridos, según datos de la Defensoría del Pueblo. Al menos diez de los fallecidos murieron por disparos durante un operativo militar y policial en El Alto el pasado 19 de noviembre.

No hay aún candidatos

A una pregunta sobre la posible candidatura del excanciller David Choquehunaca (2006-2017), Sergio Choque dijo que por el momento "no se anima a dar ningún nombre", hasta que no se definan en el congreso los lineamientos del MAS de cara a las próximas elecciones.

Aclaró que no se va a ir a elecciones con "personas invitadas", sino con representantes de las organizaciones sociales que apoyan su partido, pues "la intención del MAS es seguir fortaleciendo alianzas con el pueblo".

El presidente de la Cámara Baja también se refirió a la eventual alianza entre los líderes cívicos de Potosí, Marco Pumari, y de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y comentó que "no le sorprende" porque detrás de su liderazgo ciudadano "han mostrando su verdadera intención de llegar al poder".

"Habría que preguntar qué dicen los antiguos políticos que están siendo desplazados por estos dos", aseveró Choque. Hasta el momento ni Pumari ni Camacho han anunciado públicamente si presentarán un binomio para las elecciones o cuál es su plan para esa campaña electoral, aún sin fecha. Ambos encabezaron protestas ciudadanas multitudinarias, en especial Camacho, para denunciar un supuesto fraude electoral a favor de Morales en los pasados comicios.

La crisis social y política

Esas elecciones quedaron anuladas por una ley que de forma excepcional inició un proceso para agilizar una nueva cita electoral a comienzos de 2020, aún sin fecha. Bolivia se enfrentó a una grave crisis desde el día después de las elecciones del 20 de octubre, que dieron como ganador a Morales para un cuarto mandato consecutivo entre denuncias de fraude.

El 10 de noviembre la Organización de Estados Americanos advirtió en un informe preliminar de "graves irregularidades" en esos comicios y ese mismo día Morales anunció su renuncia a la Presidencia tras casi catorce años en el poder, forzado por las Fuerzas Armadas. Al día siguiente, Morales viajó hacia México en calidad de asilado. La renuncia de Morales ha sido calificada como "golpe de Estado" por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos.