+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El FBI interroga a Hillary Clinton durante tres horas

La candidata demócrata a la Casa Blanca explica voluntariamente por el caso del uso de sus cuentas privadas de email

 

Democratic presidential candidate Hillary Clinton speaks at the Cleveland Industrial Innovation Center, Monday, June 13, 2016, in Cleveland. (AP Photo/Tony Dejak) - Tony Dejak / AP

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON
02/07/2016

Hillary Clinton se ha reunido este sábado durante más de tres horas con agentes del FBI, la agencia que la está investigando para dilucidar si pudo haber cometido un delito al gestionar sus correos electrónicos a través de un servidor privado durante los cuatro años que pasó al frente del Departamento de Estado. La candidata demócrata accedió al interrogatorio de forma voluntaria, según uno de sus portavoces, y no han trascendido más detalles del contenido de la reunión. Diversas filtraciones sugieren que Clinton no será imputada por el asunto de los emails, pero pocos dudan de que el ruido que ha generado servirá para dañar a su campaña y añadir otra capa de sospecha a la marca Clinton.

El asunto se destapó a principios del 2013, poco después de que el Congreso abriera una investigación para determinar su responsabilidad en el ataque a la legación diplomática de Bengazi (Libia). Los legisladores descubrieron entonces que, durante su etapa al frente de la diplomacia estadounidense, Clinton se saltó las normas del Departamento de Estado y utilizó una cuenta de correo alojada en un servidor privado para conducir sus comunicaciones oficiales y personales. Su decisión fue como mínimo temeraria porque dicho servidor estaba exento de las medidas de seguridad que protegen las comunicaciones oficiales. Pero también sugería la posible intención de eliminar correos comprometedores.

El Departamento de Estado acabó haciendo públicos más de30.000 emails y, entre otras cosas, se descubrió que algunos obtenían información clasificada y 22 ‘top secret’. El escándaloestaba servido, y el Departamento de Justicia abrió una investigación liderada por el FBI, con cuyos agentes se ha reunido este sábado Clinton.

La ‘entrevista” se ha producido en un momento delicado para la aspirante demócrata a la presidencia, ya que acaba de saberse que el pasado lunes, su marido, el expresidente Bill Clinton, se reunió en privado con la fiscal general del Estado, Loretta Lynch, la mujer encargada de decidir si Hillary debe ser imputada. Ambos se conocen desde hace años y, de hecho, fue Clinton quien la eligió para servir en el ministerio público en 1999. Lynch ha asegurado que no hablaron del asunto de los emails, pero la reunión ha dejado un halo de sospecha respecto la imparcialidad de la fiscal general. Donald Trump y los republicanos no han tardado en explotar el encuentro.