+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TENSIÓN EN EL PAÍS CARIBEÑO

El Gobierno de Venezuela afirma que ha desbaratado una operación para matar a Maduro

El Ejecutivo asegura que mostrará unos vídeos que demuestran el nuevo intento de golpe de Estado. Juan Guaidó desestimó la hipótesis oficial y Maduro amenazó con radicalizar el proceso político

 

El presidente Maduro junto a su ministro de Defensa, Vladimir Padrino López. - AP / JHONN ZERPA (AP)

ABEL GILBERT
27/06/2019

El Gobierno venezolano anunció este miércoles que ha desbaratado un nuevo intento de golpe de Estado en el cual, dijo, estaban involucrados además de Estados Unidos los gobiernos de Colombia y Chile así como un grupo de militares disidentes. El objetivo principal, dijo el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, era “atentar contra la vida” de Nicolás Maduro; el presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, y Freddy Bernal, otra de las principales espadas del oficialismo. "Hemos desmantelado y capturado a una banda de terroristas", dijo Maduro durante un acto, y advirtió que será "implacable" si se pone en marcha un nuevo intento de "golpe fascista". Delante de sus simpatizantes aseguró: "lo que puede venir es una revolución más radical, una revolución más profunda". Dijo también que la conjura pudo ser neutralizada gracias a la "unidad y cohesión" de la Fuerza Armada Bolivariana (FANB).

Según Rodríguez, los planes estaban previstos para los días 23 y 24 de este mes. "Lo que no sabían (Iván) Duque, (Sebastían) Piñera y (Juan) Guaidó es que hacíamos seguimiento de inteligencia a estas operaciones desde hace 14 meses", desveló el funcionario. "Estuvimos en todas las reuniones (clandestinas)". En breve prometió presentar más vídeos probatorios de la supuesta conspiración. El ministro, por lo pronto, reveló que las fuerzas de seguridad incautaron 140.000 cartuchos.

GUAIDÓ RECHAZA  LAS DENUNCIAS

Juan Guaidó, el presidente del Congreso a quien Washington y 54 gobiernos reconocieron como presidente "encargado" de Venezuela, rechazó la versión oficial y la calificó de "cuento" al que no vale la pena prestarle atención."La prensa nacional perdió la cuenta de las reiteradas acusaciones de lo mismo", dijo.

Rodríguez informó a su vez de que las acciones contemplaban desplazar del liderazgo opositor que encabeza el jóven diputado. En cuanto a los oficiales, el ministro solo dijo que ninguno de ellos se encuentra en actividad. Entre las acciones que tenían  contempladas los conjurados estaba a su vez sacar al general retirado Raúl Baduel, un exaliado de Hugo Chávez, de una celda del servicio de inteligencia del madurismo, para luego llevarlo a la base aérea La Carlota, que se encuentra en el estado de Miranda. "En el camino de la planificación de los golpes aparecieron las pugnas internas entre los que quieren a Baduel como presidente y entre quienes reconocen a Juan Guaidó".

"Basta ya de planear golpes militares, asesinatos del presidente", agregó el frecuente portavoz de Maduro. La denuncia estatal se conoce en las vísperas del encuentro en Osaka entre los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladimir Putin y Donald Trump, en el marco de la cumbre del G-20, donde discutirán en privado la situación venezolana. Antes de esa reunión, Moscú comunicó que los "técnicos" militares que estaban en Venezuela desde hacía tres meses regresan a su país porque concluyeron sus tareas de mantenimiento de equipos y de formación de personal.

Las revelaciones hechas por Rodríguez tienen a su vez lugar pocas horas después de la llegada a EEUU del exgeneral Manuel Ricardo Cristopher Figuera, quien dirigió el mismo SEBIN hasta el 30 de abril pasado, cuando se sumó al fallido alzamiento militar que encabezaron Guaidó y Leopoldo López. Figuera llegó a Washington con importantes secretos. 

En este contexto, Guaidó formuló su propia denuncia y dijo que un grupo de personas no identificadas quiso secuestrar a colaboradores suyos. "Estábamos trasladándonos a nuestra oficina y un grupo de motorizados vestidos de civiles portando armas largas, de guerra, interceptó a parte de nuestro equipo de apoyo, de manera irregular, y amenazaron con llevárselos".