+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DERECHOS HUMANOS

La joven saudí que ha pedido asilo en Australia cierra su twitter por amenazas de muerte

Rahaf Mohamed al Qunun tiene ya el estatus de refugiado y espera obtener asilo

 

Rahaf, junto a oficiales de inmigración de la ONU en el aeropuerto de Bangkok. - AFP

EL PERIÓDICO
11/01/2019

La joven saudí Rahaf Mohamed al Qunun, que huyó a Tailandia para escapar de los abusos de su familia y pedir asilo en Australia, ha eliminado su cuenta en la red social Twitter después de recibir amenazas de muerte, según ha revelado este viernes una amiga.

Al Qunun, de 18 años, llegó a Tailandia el sábado y está bajo protección del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), después de que la joven denunciase que su familia la mataría si regresaba a Arabia Saudí. A la espera del posible asilo en Australia, la joven había utilizado su cuenta en Twitter, @rahaf84427714, para defender su causa.

La cuenta ya no está activa desde este viernes por la mañana, después de que apareciese un mensaje en el que anunciaba que tenía "buenas y malas noticias". Una hora después del primer cierre, volvió a estar accesible, pero solo durante unos minutos.

Una usuaria identificada como Nourah y a la que la propia Al Qunun ha descrito como una amiga ha explicado que esta última "ha recibido amenazas de muerte y, por esta razón, ha cerrado la cuenta de Twitter".

Protegida en Bangkok

Rahaf Mohamed al Qunun se encuentra en un lugar no revelado de Bangkok y no ha hablado con los medios desde la intervención de ACNUR. Una periodista australiana que ha podido contactar con ella ha asegurado que está "a salvo y bien" y ha confirmado igualmente que "ha recibido muchas amenazas de muerte".

La ministra de Exteriores australiana, Marise Payne, ha asegurado que su Gobierno estudia la posibilidad de conceder el asilo a Al Qunun, aunque por ahora no hay un calendario preciso. El jefe de la oficina de inmigración de Tailandia, Surachate Hakparn, confía en que el futuro de la joven quede resuelto este mismo viernes.