+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRISIS POLÍTICA EN PERÚ

Kuczynski espera el milagro que evite su destitución por el Congreso peruano

El presidente, acusado de incapacidad moral por recibir presuntamente sobornos de una constructora brasileña, se declara inocente aunque la prensa peruana da casi por descontado que será destituido

 

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, en primer plano, en el Congreso en Lima. - / REUTERS / MARIANA BAZO

EL PERIÓDICO
21/12/2017

 “Vengo a decirles que no soy corrupto”. Pedro Pablo Kuczynski enfrenta ante el Congreso las que pueden ser sus últimas horas como presidente. Una legislatura dominada por los herederos del dictador encarcelado Alberto Fujimori buscaba los votos para destituirlo por “incapacidad moral permanente” debido a las relaciones que Kuczynski tuvo con la constructora Odebrecht cuando era la mano derecha del actualmente prófugo el expresidente Alejandro Toledo. “La Constitución y la democracia están bajo amenaza”, ha dicho el mandatario antes de comparecer ante los congresistas. Se trata, dijo Kuczynski, de “un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales”.

Se necesitan 87 votos de los 130 del Parlamento unicameral para apartarlo de su cargo después de un año y cuatro meses de haber asumido la jefatura del Estado. El pasado viernes, 93 parlamentarios avalaron el pedido de destitución. El fujimorismo tiene 71 votos asegurados. Si, como todo indica, el Partido Apra del expresidente Alan García, el izquierdista Frente Amplio y algunos otros legisladores, alzan este jueves la mano, la suerte de Kuczynski estará echada. El presidente confía en la posibilidad de deserciones milagrosas en el último momento. La Organización de Estados Americanos (OEA) ha enviado a Lima una delegación para seguir el proceso.

Cifras millonarias
El Movimiento Nuevo Perú (izquierda) y los conservadores Acción Popular y Alianza para el Progreso, que contabilizan 24 votos, esperaban este jueves que el acusado les convenciera de su inocencia. Kuczynski intentó responder ante la comisión que lo juzga por los contratos firmados entre 2004 y 2006 por su consultora financiera, Westfield Capital, con Odebrecht. Entonces era ministro de Economía y además primer ministro de Toledo, también acusado de haber recibido cifras millonarias.  La constructora brasileña, en el centro de la tormenta no solo en su país sino también en Ecuador, Colombia y Venezuela, le entregó a Westfield Capital 782 mil dólares. También se vincula a Kuczynski con First Capital, propiedad de su socio Gerardo Sepúlveda, que recibió de Odebrecht cuatro millones de dólares.

En caso de consumarse la destitución, los dos vicepresidentes del país, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, ya anticiparon que no serán parte de “un Gobierno que nazca de una maniobra injusta y antidemocrática”. El diario 'El Comercio' asegura en su editorial que, si bien Kuczynski  faltó a la verdad, “la pregunta en la que el Congreso se debe centrar es si estas evidentes mentiras son de una envergadura tal que justifican que sea cesado de la presidencia. Y al hacerlo, debe considerar que estará decidiendo sobre mucho más que la situación política actual: estará creando un precedente”.