+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Escándalo en el Reino Unido

May ocultó el impacto negativo del ‘brexit’

Un informe afirma que la salida de la UE dañará a la economía británica. El documento, que filtra la prensa, levanta una gran polémica

 

Michel Barnier, negociador en jefe de la UE para el ‘brexit’, en una rueda de prensa. - afp / john thys

BEGOÑA ARCE mediterraneo@elperiodico.com LONDRES
31/01/2018

La economía británica sufrirá el impacto negativo del brexit sea cual sea el acuerdo que el Reino Unido alcance con la Unión Europea, según un informe secreto del Gobierno filtrado al digital BuzzFeed News. El análisis del declive tras la salida de la UE ha sido realizado por el ministerio para el brexit. En él se advierte de que la economía del país crecerá más lentamente cuando deje la UE, independientemente del resultado de las discusiones con Bruselas.

Tres posibilidades diferentes se han estudiado en el documento, altamente confidencial, que debía ser examinado individualmente por los ministros, a puerta cerrada, a lo largo de las próximas dos semanas, poniendo buen cuidado de que no saliera a la luz pública.

El resultado viene a dar la razón al titular de Finanzas, Philip Hammond, partidario de mantener una relación lo más estrecha posible con la UE tras la salida, como solución menos perniciosa. Hammond es para los euroescépticos radicales el hombre contra quien cargar en la batalla dentro del Partido Conservador sobre la futura orientación del brexit, lo que ha dado lugar a especulaciones sobre el origen de la filtración.

De acuerdo con el documento, fechado en el presente mes, si el Reino Unido abandona la UE sin acuerdo y se acoge a las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en los próximos 15 años el crecimiento económico sería el 8% inferior a los pronósticos actuales. En ese mismo periodo caería el 5% si el Reino Unido negocia un acuerdo amplio de libre mercado con la UE y el 2% si continúa formando parte del mercado único.

El estudio, titulado Análisis sobre la salida de la UE, sugiere que cada sector económico se verá afectado negativamente. Los que más sufrirían serán los del automóvil, alimentación y bebidas, textil, el químico y el comercio minorista. La única excepción sería el sector agrícola. Irlanda del Norte, la región de Birmingham y el noreste de Inglaterra serían las que saldrían peor paradas. El documento también reconoce el riesgo de que Londres vea mermado su actual papel como centro financiero. La UE ha hecho saber que la City no estará protegida por ningún acuerdo de libre comercio.

BORRADOR INICIAL / El Gobierno ha intentado restar importancia al informe, argumentado que se trata de un borrador. «Es un trabajo inicial no aprobado por los ministros», ha señalado un portavoz de Theresa May. El informe tampoco tendría en cuenta, según el Gobierno, el pacto único a la medida y sin precedentes con la Unión Europea, que May aspira a conseguir de los Veintisiete. «La primera ministra ha indicado claramente que no buscamos un acuerdo comercial como el de Canadá o Noruega. Buscamos un acuerdo a la medida, que nos otorgue una asociación profunda y especial con la Unión Europea», dijo el portavoz.

El diputado laborista, Chris Leslie, miembro del grupo Open Britain, a favor de la permanencia, ha pedido que se publique el documento íntegramente porque «nadie ha votado (en el referéndum del 2016) para que sus familias estén peor». El Ejecutivo se niega, sin embargo, a divulgar el análisis, ya que eso dañaría la posición del Reino Unido en las actuales negociaciones.

Uno de los líderes de la campaña a favor del brexit duro, el conservador Ian Duncan Smith, ha considerado la filtración «altamente sospechosa». «El informe es incompleto y ha sido filtrado deliberadamente para darnos una visión negativa», ha declarado a la cadena pública BBC.

La filtración viene a dar la razón a los partidarios de permanecer lo más cerca posible de la UE, la opción que defiende Hammond, cuyo cese reclaman a May los defensores de la salida del mercado único y la unión aduanera.

El más popular representante de los euroescépticos recalcitrantes, el presidente del llamado grupo de investigación europea de los diputados conservadores, Jacob Rees-Mogg, ha calificado el estudio de «altamente especulativo». El influyente diputado ha recordado que otros análisis similares llevados a cabo por el Tesoro antes del referéndum del brexit –advirtiendo de una pérdida considerable de puestos de trabajo si se votaba a favor de marcharse– «han resultado ampliamente equivocados».

Otros dirigentes, como el alcalde de Londres, Sadiq Khan, entienden en cambio que el estudio muestra la necesidad de que el Gobierno «cambie urgentemente de dirección» y priorice la permanencia en el mercado único y la unión aduanera. La ciudad de Londres votó masivamente a favor de permanecer en la UE.