+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

5.000 PERSONAS RESULTAN INFECTADAS CADA DÍA

La OMS avisa de que Yemen sufre la peor epidemia de cólera del mundo

5.000 personas, la mitad de ellas niños, resultan infectadas cada día por la enfermedad

 

Un niño yemení de quien se teme que haya resultado infectado por el cólera recibe tratamiento en Saná. - YAHYA ARHAB / EFE

EL PERIÓDICO / EFE / BARCELONA / GINEBRA
25/06/2017

La guerra ha sumido a Yemen en la hambruna, la miseria y, ahora, en una epidemia de cólera que es ya la más grave de las que están produciendo actualmente en el mundo. Con 5.000 nuevos enfermos diarios y un saldo total que supera los 200.000 casos en dos meses, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de la situación crítica que se está viviendo en ese país. "Se cree que el número de víctimas mortales aumentará", señaló la OMS en un comunicado. Una epidemia que, según Unicef, puede ir a peor y, a causa de las lluvias, alcanzar los 300.000 afectados a finales de agosto.

La epidemia se ha expandido ya prácticamente a cada provincia de las 23 que forman el país, causando 1.300 muertes, de las cuales, una de cada cuatro, es de un niño. La mitad de los infectados son menores de edad. Según la oenegé Save the Children, cada 35 segundos, un niño se infecta de cólera en ese país árabe. La razón que hace especialmente vulnerables a los niños yemenís es que estos padecen niveles extraordinarios de malnutrición pues el país está al borde de la hambruna a causa del conflicto bélico que lo asuela desde hace dos años.

 En una teleconferencia desde Saná, la responsable de Unicef en Yemen, Meritxell Relaño, explicó que las previsiones se basan en que la curva de crecimiento de afectados siga ascendente. Relaño destacó que de los casi 200.000 pacientes actuales, 1.265 han muerto, lo que indica que se sigue manteniendo la tasa de mortalidad en menos de un uno por ciento.

Relaño indicó que en los lugares donde Unicef ha podido llevar a cabo una campaña de prevención casa por casa decrecieron los niveles de infección. "Una campaña significa no sólo entrega de sales de hidratación y medicamentos para luchar contra la enfermedad, sino también de enseñar a cómo prevenirla".

 Junto con Unicef y otras organizaciones, la OMS está acelerando las acciones para detener esta epidemia, detectando cada nuevo foco de infección e intentando determinar de qué manera la enfermedad se propaga. Junto a ese seguimiento, las entidades de ayuda suministran agua apta para el consumo a parte de la población, así como servicios de saneamiento y tratamiento médico. La emergencia es tan grave que se ha optado por enviar equipos casa por casa para informar directamente a los habitantes sobre las medidas de protección que deben cumplir en cuanto a la desinfección del agua y su correcto almacenamiento. Le experta recordó que el sistema de obtención de agua potable y saneamiento está destruido en muchos lugares del Yemen y el sistema sanitario al borde del colapso, a causa de que los empleados no han recibido su salario desde octubre pasado.

Las organizaciones también pidieron a las autoridades yemenís que hagan más esfuerzos para detener la epidemia, aunque los medios públicos son escasos en vista del conflicto armado que padece el país desde hace más de dos años y que han causado que 14,5 millones de personas no tengan acceso a los servicios básicos. Unicef, la OMS y otros organismos dan incentivos a los trabajadores sanitarios para que puedan seguir acudiendo a trabajar, y poder mantener abiertos los hospitales y centros de atención a los enfermos de cólera.

SITUACIÓN CAÓTICA
Los enfrentamientos entre la milicia de los hutís y las fuerzas gubernamentales, que cuentan con el respaldo de una coalición árabe liderada por Arabia Saudí y a la que Estados Unidos presta apoyo, han sumido a Yemen en una situación caótica. El país árabe, que ya era el más pobre de la región antes del conflicto, enfrenta una situación próxima a la hambruna en ciertas zonas. Los combates han destruido o dañado numerosas instalaciones sanitarias y los 30.000 médicos y sanitarios que están en la plantilla pública han dejado de percibir su salarios hace diez menos. "Pedimos a todas las autoridades dentro del país que se paguen esos salarios y, por encima de todo, que pongan fin a este conflicto", recalcó la OMS.

 Por su parte, Ravina Shamdani, portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, informó en rueda de prensa de que han podido documentar que el brote de cólera también ha afectado a ocho cárceles y centros de detención. Medio centenar de prisioneros han dado positivo a las pruebas de laboratorio y se sospecha de otros 72 casos. Por otra parte, Shamdasani dijo que su Oficina ha registrado 13.504 víctimas civiles desde que el conflicto comenzó en marzo de 2015, de las cuales 4.971 han muerto y 8.533 resultaron heridos.