+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PENA REDUCIA POR BUENA CONDUCTA

Polémica por la liberación del 'talibán estadounidense' tras 17 años en prisión

Pompeo considera que su salida de la cárcel es "inexplicable y está fuera de toda lógica"

 

John Walker Lindh tras ser capturado en Afganistán. La imagen de la derecha es del 6 de febrero del 2002 y la de la izquierda de cinco días después. - AFP

EL PERIÓDICO
23/05/2019

John Walker Lindh, el estadounidense que a comienzos de siglo copó las portadas de medio mundo tras ser capturado en Afganistán por formar parte de los talibanes, fue puesto este jueves en libertad tras pasar 17 años en prisión, una decisión que ha generado gran polémica.

Lindh, conocido como "el talibán estadounidense", fue condenado en el 2002 a 20 años de prisión tras declararse culpable de los cargos de colaborar con el grupo insurgente y de manejo de explosivos.

Tras cumplir los últimos años de su condena en la penitenciaria de Terre Haute, en el estado de Indiana, Lindh ha visto reducida su pena en tres años por buena conducta.

Su liberación es "inexplicable y está fuera de toda lógica", ha manifestado el secretario de Estado y exjefe de la CIA, Mike Pompeo durante una entrevista con el canal Fox News. "Por lo que yo sé, todavía amenaza a EEUU y cree en la yihad", ha añadido.

Por su parte, el canal NBC reveló el miércoles por la noche el contenido de una carta escrita por Lindh en febrero del 2015, en la que afirmaba que el Estado Islámico hacía un "trabajo increíble".

A partir de ahora, Lindh, de 38 años, deberá de pasar los próximos años en libertad bajo vigilancia y sometido a un control poco habitual en este tipo de situaciones, puesto que no está claro si aún profesa la misma ideología radical que, en el año 2000, le llevó a viajar a Pakistán para unirse a los talibanes.

Sin pasaporte e internet bajo supervisión
Durante su libertad condicional, este ciudadano nacido en Washington DC en 1981, no tendrá acceso a un pasaporte, deberá obtener permiso para conectarse a internet -siempre bajo el control de las autoridades- y solo podrá comunicarse en inglés, para así evitar que pueda intentar radicalizar a otras personas.

El caso de Lindh adquirió gran notoriedad en noviembre del 2001, apenas unos meses después de los históricos atentados del 11-S, cuando se convirtió en el primer estadounidense en ser apresado en suelo afgano por haberse unido a las filas de un grupo que apenas unos meses antes había declarado la yihad a su país de nacimiento.

Sin embargo, la historia de Lindh comienza varios años antes, cuando durante su adolescencia, impresionado por la película 'Malcom X', de Spike Lee, decide dejar atrás su formación católica y abrazar el islam. De familia acomodada, en 1998, cuando apenas tenía 16 años, Lindh obtuvo permiso por parte de sus padres para viajar a Yemen para aprender árabe. Apenas dos años más tarde, ya en Pakistán, entró en contacto con el grupo talibán y poco después se trasladó a Afganistán, apenas unos meses antes de los atentados que se cobraron miles de víctimas en las Torres Gemelas de Nueva York y en el Pentágono, en Washington.

Ya en las filas de los insurgentes, el joven estadounidense llegó a conocer al líder del grupo, Osama bin Laden, quien durante años fue considerado el enemigo público número 1 de EEUU por planear los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Durante su estancia entre rejas, Lindh se convirtió en un activista que luchó con bastante éxito por los derechos de los presos musulmanes. Entre otros logros, consiguió que las autoridades permitieran a quienes profesan esta religión ejercer su derecho a rezar en grupo y acabó con la costumbre de los cacheos a cuerpo desnudo a los que se debían someter quienes visitaban a los presos.

A pesar de que su buena conducta está fuera de toda duda, su carácter introvertido y el hecho de que claramente haya seguido profesando su religión de manera activa han hecho que algunos políticos se pongan en guardia y critiquen la decisión de liberar a un prisionero de un conflicto que aún no ha terminado.