+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El príncipe saudí espió el movil del dueño de Amazon

Dos funcionarios de la ONU confirman que el teléfono del magnate fue pirateado

 

El príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman. - MANDEL NGAN (AP)

EL PERIÓDICO / REUTERS
22/01/2020

Dos funcionarios de la ONU han confirmado que hay suficientes pruebas que sugieren que Arabia Saudí había pirateado el teléfono del fundador de Amazon, Jeff Bezos, y que tanto el reino como Estados Unidos deberían iniciar una investigación.

Los funcionarios de las Naciones Unidas planean una declaración pública afirmando que encontraron creíble un informe forense encargado por el equipo de seguridad de Bezos que concluyó que su teléfono probablemente había sido pirateado con un vídeo contaminado enviado desde una cuenta de WhatsApp perteneciente al príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman.

El informe concluye que cantidades masivas de datos comenzaron a salir del teléfono de Bezos aproximadamente un mes después de que el vídeo fue compartido a mediados de 2018, dijo la fuente a The Washington Post, que declinó ser identificada debido a la sensibilidad del tema.

"ABSURDAS"

Arabia Saudí no ha tardado en salir al paso a las acusaciones contra el príncipe herederos al tiempo que las calificaba de "absurdas". Amazon declinó hacer comentarios sobre la polémica.

La relación entre el presidente ejecutivo de Amazon y el Gobierno saudí se había deteriorado desde principios del año pasado por el descontento de Arabia Saudí por la cobertura del Washington Post de Bezos sobre el asesinato de su columnista y periodista saudí Jamal Khashoggi.

El jefe de seguridad de Bezos dijo en ese momento que Riad tenía acceso a su teléfono y obtuvo información privada que incluía mensajes de texto entre él y un antiguo presentador de televisión, con quien el periódico sensacionalista National Enquirer dijo que Bezos estaba saliendo. Arabia Saudí también dijo entonces que no tenía nada que ver con los informes.