+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRISIS POLÍTICA

Los rumanos se manifiestan por decimotercer día consecutivo contra un Gobierno de "ladrones"

La concentraciones para reclama la dimisión del Ejecutivo no cejan en el país

 

Manifestación contra el Gobierno en Bucarest. - ROBERT GHEMENT / EFE

EFE / BUCAREST
13/02/2017

Más de 15.000 personas, según la televisión pública rumana TVR, se manifestaron este domingo, por decimotercer días consecutivo, en Bucarest y otras ciudades de Rumanía contra la corrupción de la clase política, pese a que el Gobierno ya ha retirado el decreto que despenalizaba algunos casos.

"Vergüenza", "No nos vamos a casa, los ladrones no nos dejan" fueron algunos de los eslóganes coreados por miles de personas ante la sede del Ejecutivo, mientras que otras personas llevaban carteles que rezaba: "#Resisto", "Atención con los bolsillos, estamos al lado del Gobierno" o "pedimos un Gobierno limpio y competente".

Pese a las bajas temperaturas, unos 10.000 ciudadanos salieron en Bucarest, cerca de 4.000 en Cluj Napoca, 1.500 en Timisoara y varios centenares en Sibiu, Brasov e Iasi, según informó la TVR.


MINISTRO DIMITIDO

"Queremos escuelas y hospitales, no casos de corrupción. Los ladrones deben estar en la cárcel y no en el Gobierno", dijo a Efe, Elena Coman, una joven estudiante de Filología de la Universidad de Bucarest.

Florin Iordache, autoproclamado autor del decreto que preveía despenalizar delitos por abuso de poder y corrupción si el perjuicio causado al Estado es menor de 44.000 euros, dimitió como ministro de Justicia el pasado jueves ante la presión social, al día siguiente de que el Parlamento rechazara una moción de censura presentada por la oposición liberal contra el Gobierno.

La modificación del Código Penal, que iba acompañada de una amnistía a 2.700 condenados por delitos menores, también por corrupción, supuso que más de medio millón de personas inundaran hace una semana las calles de Rumanía, la mitad de ellos en Bucarest, la mayor ola de protestas desde la caída del comunismo, en 1989.


DEBATE CON LA OPOSICIÓN

El primer ministro rumano, Sorin Grindeanu, declaró que no dimitirá sino que abrirá un debate con la oposición y la sociedad civil para reformar el sistema judicial.