+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Reunión histórica

Singapur: la gran cita

 

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, de visita en el parque Merlion de Singapur, ayer. - REUTERS / TYRONE SIU

ADRIÁN
12/06/2018

El nuevo jugador en el tablero global con el que todos los líderes pugnan por fotografiarse reina en un país del Extremo Oriente con apenas 24 millones de personas y un PIB ridículo. Es, probablemente, el mayor logro de aquel veinteañero mofletudo que ya asentó su autoridad frente a la gerontocracia militar y puso EEUU a tiro de sus misiles.

Kim Jong-un se ha reunido en dos ocasiones con el presidente surcoreano Moon Jae-in, y en otras dos con el chino Xi Jinping, departirá hoy con Donald Trump, ha cursado las invitaciones al ruso Vladímir Putin y al sirio Bashar-al Assad y negocia con el primer ministro japonés Shinzo Abe. Incluso China había arrinconado a Kim Jong-un tras sus tercos desmanes nucleares. Lo más parecido a un diplomático que se le había acercado hasta abril era al asilvestrado exbaloncestista Dennis Rodman.

El nuevo Kim es un hombre de Estado responsable, humilde y terco defensor de la paz, que no amenaza con inminentes océanos de fuego. En el plano interno ha relajado la rígida ortodoxia del clan familiar: presentó a su esposa en sociedad y no ha embellecido su biografía.

ESTRATEGIA DIPLOMÁTICA / Corea del Norte estuvo muy activa durante la guerra fría en el mundo socialista. Cuando terminó, intentó encontrar un orden internacional que coincidiera con su ideología. Hoy parece que Kim Jong-un quiere entrar en la comunidad internacional capitaneada por Estados Unidos de naciones respetables y abandonar su pasado de pequeño país atrapado entre dos superpotencias como China y Japón», señala Benjamin Young, experto en Corea del Norte.

Pionyang siempre ha buscado un asidero para frustrar su aislamiento. Su diplomacia basculó sabiamente entre China y Rusia y hoy, en medio de la orgía diplomática, continúa con sus medidos equilibrios de poder. Kim Yong-un programó sus reuniones con Xi en las vísperas de las visitas a Pionyang del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. También recibió al ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, cuando su antiguo jefe de espionaje, Kim Yong-chol, volaba hacia Washington. Las maniobras generaron celos en la Casa Blanca. Trump acusó a Xi de haber intoxicado el ambiente y aclaró que la reunión con Lavrov le había desagradado.

El frenesí entre cancillerías desliza a Corea del Norte hacia un panorama desahogado en Singapur. Si la cumbre termina en acuerdo, recibirá las garantías de seguridad y ayudas económicas que pide. Y si se tuerce, podrá regresar al fragor previo sin aquella angustiosa soledad reciente. Cada reunión con un dignatario extranjero es una grieta más en el plan de la «máxima presión» que anuncia Trump si Pionyang no atiende sus exigencias. Cabe, pues, preguntarse si este nuevo Kim ha llegado para quedarse o es transitorio. Su sinceridad es una cuestión que divide a los expertos.

«La estrategia a corto plazo es arruinar la presión estadounidense. De hecho, ya ha funcionado porque el presidente Trump la ha declarado cancelada temporalmente. Kim Jong-un perseguirá ese objetivo tanto como pueda hasta que se detenga. Y entonces su viejo comportamiento regresará», juzga Balbina Hwang, miembro del equipo estadounidense en anteriores negociaciones con Pionyang. La caMpaña norcoreana de relaciones públicas no hubiera llegado lejos sin Moon. El proceso de pacificación generó un clima de entusiasmo que venció incluso al desprecio personal que Xi siente por ese líder. Kim ha coleccionado piropos sin pausa y no pisará Singapur humillado y desesperado por aceptar cualquier imposición.

Los acontecimientos sugieren que Kim prevé el fracaso de la cumbre y teje una red de seguridad para el día después, señala Olga Krasnyak, experta del Colegio Internacional Underwood de la Universidad de Yonsei (Seúl). Pero el proceso es fructífero porque es preferible el diálogo a la enemistad, añade: «Permanecer al margen de la comunidad internacional puede conducir a comportamientos abusivos, impredecibles y, aún peor, incontrolados de un líder con poder ilimitado. La cooperación, incluso con un líder como Kim Jong-un, puede conseguir cierta transparencia y acceso a un país tan aislado y cerrado como Corea del Norte».

El maratón diplomático encierra una inquietante lección para cualquier aprendiz de dictador. Da igual que violes derechos humanos en dimensiones nazis o seas señalado por la ONU como responsable de crímenes contra la humanidad si tienes armas nucleares. Tienes asegurada la supervivencia e incluso la pleitesía global.