+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRIMEN POLÍTICO EN MALASIA

Una de las sospechosas de asesinar a Kim Jong-nam dice que fue engañada para gastar una "broma" a la víctima

La indonesia creyó participar en un concurso televisivo y pensaba que el agente químico VX era loción infantil

 

Imagen difundida por la policía de Malasia de una de las presuntas asesinas de Kim Jong-nam. -

AGENCIAS / KUALA LUMPUR
25/02/2017

La indonesia Siti Aisha, sospechosa del asesinato del asesinato de de Kim Jong-nan, hermanastro del líder norcoreano, ha explicado que fue contratada por un grupo de hombres, que identificó como coreanos o japoneses, para gastarle una broma televisiva a la víctima. Aisha explicó que le pagaron 400 ringit (el equivalente a 85 euros) y le hicieron creer que el agente nervioso VX que le dieron para aplicar en el rostro de Jong-nam era loción infantil.

Así se lo contó la sospechosa de 25 años al embajador segundo de la legación de Indonesia en Kuala Lumpur, Andreano Erwin, durante una entrevista de unos 30 minutos en la comisaría en la capital malasia donde se encuentra detenida, según el diario 'The Star'. El diplomático dijo que Aisha se encuentra en buen estado de salud, a pesar de que la policía señaló que había estado vomitando tras ser arrestada, debido al parecer al agente químico utilizado para matar al hermano de Kim Jong-un.

ÓRDENES DE ARRESTO

Un representante de la Embajada de Vietnam en Kuala Lumpur visitó a la otra sospechosa, la vietnamita Doan Thi Huong, pero no quiso realizar comentarios a los periodistas. Además de la vietnamita y la indonesia, la policía malasia ha detenido a un químico norcoreano y ha cursado órdenes de arresto contra otros cuatro norcoreanos que supuestamente reclutaron a las atacantes para impregnar con el potente agente químico a la víctima.

La Policía reveló aye el viernes que fue agente nervioso VX, catalogado como un arma química por la ONU, el arma que se utilizó para asesinar a Kim Jong-nam, que fue abordado por las dos sospechosas el pasado 13 de febrero en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Tras pedir ayuda, el norcoreano murió minutos después de camino al hospital entre agudos dolores.

Las autoridades malasias continúan identificando a la víctima como un "ciudadano norcoreano", a la espera de que un familiar reclame el cadáver para cotejar el ADN. Pero para Corea del Sur, no hay duda de que  Kim Jong-nam fue asesinado por el régimen de Pyonyang, en un "acto terrorista".

Las autoridades también han pedido a la embajada norcoreana en Kuala Lumpur que les permita entrevistar a otras dos personas: Hyon Kwang Song, el segundo secretario de la legación diplomática, y Kim Uk Il, empleado de la aerolínea estatal Air Koryo.