+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El auge de la xenofobia en Europa

La subida de la ultraderecha desestabiliza el oasis sueco

El centroderecha rechaza la oferta de diálogo del bloque de centroizquierda. El nuevo Gobierno puede tardar varias y largas semanas en formarse

 

El primer ministro sueco y líder socialdemócrata, Stefan Löfven, saluda a sus seguidores, anteanoche en Estocolmo. - REUTERS / CLAUDIO BRESCIANI

CARLES PLANAS BOU
11/09/2018

Las elecciones del domingo en Suecia han dibujado un panorama político poco claro. Aunque menos de lo pronosticado por los sondeos, el auge del partido de extrema derecha Demócratas Suecos (SD), que consiguió el 17,6% de los votos, ha debilitado aún más los dos principales partidos, socialdemócratas y conservadores, que ven cómo la formación de Gobierno se complica. Así la victoria se dirimirá en los despachos.

Como viene haciendo desde 1917, el Partido Socialdemócrata del primer ministro Stefan Löfven volvió a ser la fuerza más votada, aunque con el peor resultado de su historia, el 28,4%. Al otro lado, el Partido Moderado, que, con el 19,8% de los votos, mantiene la segunda posición. Ambos partidos lideran dos coaliciones, la del centroizquierda y la del centroderecha, con 144 y 143 escaños respectivamente, un ajustado resultado que condicionará la legislatura. Teniendo en cuenta que la mayoría necesaria es de 175 escaños, todo hace pensar en que el próximo gabinete gobernará en minoría.

EL GRAN DILEMA / Aunque tras conocer los resultados el líder socialdemócrata aseguró que estos certificaban «la muerte de la política de bloques», ayer invitó a la oposición a negociar para iniciar una «cooperación entre bloques» que dé forma al nuevo Ejecutivo. Sin embargo, la Alianza, formada por conservadores, liberales, cristianodemócratas y miembros del partido de centro agrario, se niega y pide a Löfven -quien insiste en liderar el nuevo Gobierno- que dimita antes de sentarse a negociar.

El líder de los conservadores, Ulf Kristersson, aseguró que también quería intentar formar gobierno pero para ello necesitaría pactar con la ultraderecha. Teniendo en cuenta que liberales y centristas ya han descartado esa opción -y sin ellos los números no dan-, los expertos ven como improbable que se produzca. «Están frente a un dilema: ¿rompen su promesa de no pactar con los ultras o rompen la de echar al primer ministro?», explica Nicholas Aylott, profesor de ciencia política en la Universidad de Södertörn, al diario The Local.

JUEGOS DE EQUILIBRIOS / La negativa de los conservadores ilustra la dificultad y los juegos de equilibrios que ambos bandos deberán hacer para arrancar el nuevo curso político. Aunque a diferencia de sus vecinos nórdicos, los partidos mayoritarios suecos han descartado hasta ahora pactar con los euroescépticos y antiinmigración, su mejora en las urnas les permitirá influenciar en las dos alianzas. «Hemos fortalecido nuestro papel. Vamos a ganar influencia real sobre la política sueca», celebró ayer el líder de SD, Jimmie Akesson, quien aseguró que todo posible apoyo deberá pagarse con medidas a su gusto.

Mañana se recontarán las 200.000 papeletas del voto exterior, un factor que puede ajustar aún más la balanza. Antes, el presidente del Parlamento hablará con los líderes de los partidos más votados para que se inicien las negociaciones para formar gobierno.

Pactar un ejecutivo en mayoría o en minoría con acuerdos de estabilidad externos puede tardar semanas. «Creo que, en esas circunstancias, lo más plausible es que los liberales y centristas terminen tolerando un primer ministro socialdemócrata», asegura Aylott.