+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PUGNA ECONÓMICA GLOBAL

La UE ofrece a Trump negociar sobre comercio si elimina los aranceles al acero

El Ejecutivo comunitario activará un reglamento de 1996 para proteger a las empresar europeas en Irán tras romper EEUU el acuerdo nuclear

 

Foto de familia de los 28 estados miembros en Sofía. - / REUTERS / VASSIL DONEV

EL PERIÓDICO
17/05/2018

Si nada lo impide, Estados Unidos empezará a aplicar el próximo 1 de junio aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio europeo. Los contactos entre Bruselas y Washington no han dado hasta ahora resultados y el tiempo empieza a convertirse en un verdadero problema. Conscientes de la difícil contrarreloj que tienen delante y de las consecuencias de una guerra comercial, los líderes de la Unión Europea han hecho este jueves un nuevo gesto: están dispuestos a negociar sobre comercio, incluida la importación de coches, pero solo si Donald Trump cede antes en su empeño de aplicar aranceles.

"No negociaremos con una espada de Damocles sobre nuestra cabeza", ha advertido el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. "La UE está dispuesta a hablar sobre liberalización comercial con nuevos amigos estadounidenses, pero solo si Estados Unidos concede una exención ilimitada en los aranceles al acero y aluminio", ha resumido el presidente de la UE, Donald Tusk, tras el debate celebrado por los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la UE en el marco de la cumbre de los Balcanes occidentales celebrada en Sofia (Bulgaria).

Acceso al gas licuado
Si la UE logra esa exención –el plazo de la prórroga concedida el pasado 1 de mayo termina en dos semanas- los responsables europeos se sentarán a hablar sobre cuatro áreas concretas con el objetivo de evitar una guerra comercial. La primera, reforzar la cooperación en energía y especialmente el acceso del gas licuado de Estados Unidos al mercado europeo. En segundo, mejorar la cooperación entre los reguladores de ambos lados del Atlántico.

En tercer lugar, trabajar conjuntamente en la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que permita superar el enfrentamiento actual en los nombramientos en su órgano de apelaciones. Y, por último, abordar la forma de "mejorar el acceso recíproco al mercado", especialmente para productos industriales incluidos los coches estadounidenses, que según Trump reciben aranceles de importación más elevados que los europeos en Estados Unidos, así como la liberalización de las licitaciones públicas.

Medidas antisanciones

Pese a este gesto, la desconfianza sobre la administración Trump no solo no ha desaparecido sino que se ha visto agravada tras su espantada del acuerdo nuclear con Irán. "El verdadero problema geopolítico se tiene no cuando tienes un oponente o enemigo impredecible sino cuando tu mejor amigo es impredecible", ha alertado Tusk, que ha reiterado el acuerdo unánime de los 28 con el pacto nuclear, siempre que Teherán mantenga su compromiso y lo respete, y el encargo a la Comisión Europea de una nueva batería de medidas legales para proteger los intereses europeos en el país.

Según ha anunciado Juncker, el Ejecutivo comunitario activará este viernes un reglamento de 1996, creado a raíz del bloqueo estadounidense a Cuba, para "neutralizar los efectos extraterritoriales de las sanciones de Estados Unidos a las empresas europeas" que opten por seguir trabajando con Irán. "Las sanciones americanas no quedarán sin respuesta. Tenemos el deber de proteger a nuestras empresas, especialmente las pymes, y las propuestas que hemos presentado han sido íntegramente apoyadas por los jefes de Estado y de Gobierno", ha anunciado. La medida se verá completada con facilidades de inversión a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Nuevas ampliaciones

La cumbre de los Balcanes occidentales, a la que no ha asistido Mariano Rajoy por la presencia de Kosovo en la lista de invitados, ha servido para dejar constancia de que la UE está dispuesta a estrechar lazos con la región y anclarla en Europa pero no a integrar a sus países. "Hay que ser cautelosos con nuestras promesas", ha reconocido Tusk. Mucho más tajante y claro ha sido Macron: sin reformas en la UE no serán posibles nuevas ampliaciones. "Abrir de nuevo el proceso de ampliación sin condiciones no sería serio”, ha alertado el presidente francés.