+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

controvertida prenda

Varios detenidos en un acto en defensa del burkini en Cannes

El empresario argelino Rachid Nekkaz se vio obligado a desconvocar un "baño simbólico" con la controvertida prenda

 

La policía francesa controla a unas mujeres antes del evento organizado en favor del burkini. - REGIS DUVIGNAU

EL PERIÓDICO / BARCELONA
26/05/2017

Los polémicos burkinis vuelven a levantar ampollas en Franciadespués de que el empresario argelino Rachid Nekkaz denunciara que se ha visto obligado a anular su convocatoria de un acto de protesta contra la prohibición del bañador islámico en las playas de Cannes, que ha terminado con la detención de varias personas.

Cannes fue la primera ciudad francesa en prohibir esta prenda en julio del año pasado, una medida seguida en otros puntos del país contra la que Nekkaz pretendía manifestarse en línea con la decisión del Consejo de Estado -máxima instancia administrativa francesa-, que hace nueve meses falló contra el veto.

"La Prefectura me dijo esta mañana que la manifestación no estaba autorizada. Decidí anularla, pero mantener el baño, porque no hay ningún decreto que nos impida hacerlo", ha asegurado a la prensa el fundador de la asociación 'No toques a mi Constitución', muy combativa contra la ley que prohibió llevar el niqab en la calle.

EN PLENO FESTIVAL
Suspendida su convocatoria pública, prevista en pleno Festival de cine de Cannes y un día antes del inicio del Ramadán, su intención, añadió, era solamente bañarse en familia.

El empresario, candidato a las presidenciales francesas en el 2007, denunció que, antes incluso de bajar a la playa, diez mujeres de su grupo fueron detenidas por las fuerzas del orden cuando estaban con él en un restaurante de la Croisette en el Paseo Marítimo.

"Que se me prohíba comer delante del (hotel) Martínez es un poco osado, así como que se me diga que si vamos a bañarnos nos arriesgamos a seis meses de prisión y 45.000 euros de multa", aseguró a los medios.

Nekkaz, que el año pasado se ofreció a pagar las multas de las mujeres que fueran sancionadas por bañarse con ese tipo de bañador que cubre completamente el cuerpo, insistió en que solo pretendía llevar a cabo "un baño simbólico".