+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

burriana

La cuerda se tensa aún más en les Alqueries de Santa Bàrbara

 

El 'bou en corda', una tradición de la zona. -

JAVIER MARTÍ 21/05/2018

Les Alqueries de Santa Bàrbara son un núcleo rural de Burriana que tiene solo 86 empadronados. La mayoría de ellos están concentrados en el vial que cruza la zona, aunque también existen algunos residentes en alquerías diseminadas entre los huertos de naranjos que caracterizan este punto. Pero, a pesar de ello, sus vecinos han sido capaces de mantener tradiciones arraigadas y con mucha personalidad como la del bou en corda, que cada verano reúne a varios cientos de aficionados de diferentes localidades a esta particular modalidad de lidia.

No obstante, las desavenencias entre parte de sus residentes son considerables hasta el extremo de existir ahora mismo tres asociaciones de vecinos, asuntos sociales y fiestas. La última de ellas, nacida este mismo año y con el objetivo de organizar festejos al final del mes de agosto.

NUEVO PROBLEMA

 Si ya venían produciéndose choques entre las dos agrupaciones anteriores y desde hacía unos meses cada una tenía un local para mantener sus reuniones en las rehabilitadas antiguas escuelas de Santa Bárbara, ahora llega otro encontronazo que, como los anteriores, deberá asumir el Ayuntamiento.

Y es que dos de los colectivos han programado actos para las mismas semanas y reclaman autorización al consistorio para poder llevarlos a cabo sin problemas. El mismo lugar, las mismas fechas y con similares eventos, es decir, bou en corda y verbenas.

Ambas han presentado por escrito la solicitud al consistorio (una antes que la otra) y el balón está en el tejado municipal, que no puede adoptar una medida salomónica, sino permitir que las fiestas las organice un colectivo u otro, pero no los dos, ni tampoco que se unan, ya que son dos agrupaciones enfrentadas.

Se trata de unas diferencias que se arrastran desde hace más de una década y que incluso han llegado a derivar en denuncias de unos vecinos contra otros hasta conseguir la no celebración de algunos eventos. Ahora, con el nuevo ente, se agudizan más.

Temas relacionados