+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ADIóS, MAGDALENA, ADIÓS

Alegría inmensa y júbilo popular en las últimas horas de las fiestas mayores

El Desfile y la Traca Final inundan de ritmo frenético los instantes postreros de la semana grande y abren la puerta triunfal ya a la Magdalena 2018

 

EN LA PLAZA MAYOR. Los castellonenses abarrotaron el espacio de final de fiestas. - nacho mata

A RITMO DE LA MÚSICA. Las representaciones de las fiestas bailaron en el desfile final. - nacho mata

VICENTE CORNELLES
27/03/2017

Las fiestas mayores de la ciudad 2017 ya son historia. Las reinas de las fiestas, Estefanía Climent y Berta Montañés, pronunciaron el grito tradicional de Magdalena! contestado por el público que abarrotaba la plaza Mayor con el atávico Vítol!.

Y, con el adiós oficial de los festejos del año, se abría la puerta a los del 2018, del 3 al 11 de un marzo todavía lejano. Una Magdalena cuyas últimas horas fueron vividas con extrema intensidad por los castellonenses, siguiendo la tónica de alta participación popular que ha marcado la semana grande. El Desfile Final de Fiestas se convirtió de nuevo en un alarde de júbilo, aunque la tristeza por acabarse las fiestas anidaba en muchos de los corazones de los participantes: comisiones, Germandat dels Cavallers de la Conquesta y reinas y damas de la ciudad, que apuraban los últimos instantes de unos festejos maravillosos.

EN EL PALQUILLO // También desfilaron en el cortejo algunas de las bandas internacionales del FAMM!, que imprimieron el ritmo de alegría soberana en la última noche de Magdalena. Color y pentagrama se fundían para ensamblar la mejor estampa definitoria de lo que es la Magdalena. Al llegar a la plaza Mayor, las representaciones festeras se ubicaron en el ya tradicional palquillo de honor para poder disfrutar del espectáculo preparado (más información en la página 2).

Pero todavía faltaba también la traca final, esa suerte de prueba deportiva-pirotécnica seguida por algunos atrevidos castellonenses (cada año menos por mor de los tiempos), y que, arrancando de la plaza de la Independencia, cruzaba el centro de la ciudad hasta la plaza Mayor.