+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROCLAMACIÓN DE LAS MADRInas, DAMAS Y COMISIÓN DE LA GAIATA DE LA PLAZA DE ESPAÑA Y ADYACENTES

Ana Belén y Paula Muñoz, presente de Crèmor con intensas emociones

Bajo un jocoso hilo conductor que satirizó la evolución de la indumentaria festera, la 18 cautiva en su propuesta escénica

 

José Antonio Lleó impone la banda de luz a Ana Belén Nieto. - GABRIEL BOIA

Amparo Lleó, Mª Dolores Falomir e Isabel Busto, sobre la escena. - GABRIEL BOIA

VICENTE CORNELLES
05/02/2018

Ternura insaciable. Castellón a ultranza. Lágrimas de emociones. Gala magdalenera, generadora de sentimientos. Así fue la proclamación de Ana Belén Nieto Ramírez y Paula Muñoz Trujillano como madrinas de la gaiata 18, Crèmor, para las fiestas de la Magdalena del 2018. El 18 como guarismo clave a menos de un mes de la semana grande de la ciudad en una sucesión de momentos para la historia gaiatera.

Como el homenaje al presidente de la comisión, José Antonio Lleó, por parte de la Gestora de Gaiates, por sus 15 años al frente de la asociación de luz de la plaza de España y ese desfilar triunfal de los 18 titulares restantes de las gaiatas para abrazarse a Lleonet. Como ha pasado el tiempo.

O los impactantes minutos de la bajada de la madrina 2017, Nadia Mas, del brazo de su padre, recuperado de un accidente, mientras el Palau aplaudía fervorosamente. Sí, dos momentos, dos instantes, dos felicidades y enhorabuenas. Pero, hubieron más. Muchas más, como soporte de una ceremonia protocolaria en la que, de nuevo, plaza de España cautivó a los castellonenses congregados en un jubiloso Palau de la Festa.

De esta forma, con un hilo conductor temático de carácter jocoso, que irónizó sobre la evolución --¿equivocada o no?-- del traje de castellonera (protagonizado por Amparo Lleó y María Dolroes Falomor, dos grandes damas de la escena castellonense, e Isabel Busto, dama de la ciudad infantil 2017, y que promete en el ámbito teatral), fue desfilando hasta el escenario la representación de la comisión de Crèmor, en un alarde de sensaciones que se fueron perfilando en una noche de febrero inmenso.

Primero, los cargos de las fiestas pasadas: Nadia, Inés y Álvaro, que vivían sus últimas horas de un maravilloso sueño, de una aventura galante y de compromiso con la fiesta. También de juegos. Después, la comisión infantil 2018: Balma Sánchez Ortiz, Mireia Cuevas Julián, María Iborra Piñana, Alma Fullera Nieto, Miriam Busto Lleó, Carolina Lledó Personat Lleó, Leire Bort Peris, Luna Román Alagarda, Alma Román alagarda, como damas infantiles, y la madrina de honor, Rosa Ribes Vilarroig, con los acompañantes Gerard Llorens Díaz y Adrián Gil Vallés.

María de los Reyes González Antúnez, Sandra Cabañero Lax y Cristina Jaén Guaita, como damas de sector; y Paulia Díaz Sierra, como madrina de honor, acompañada del vicepresidente de la comisión, Joaquín Ribes, ocuparon posteriormente el escenario para esperar la entrada triunfal de Ana Belén y Paula, madrinas de la luz.

Y con sus destellos de las mejores galas de castellonera, de elegantes brocados, arabescos y estampados, las nuevas representantes de Crèmor ocuparon sus tronos sobre un escenario de cortinas granate y crema, tras recibir la banda de princesas de plaza de España, de manos del presidente de la gaiata, José Antonio, que de eso se trataba, porque ese rito tan nuestro --imposición de bandas-- genuinamente castellonero, es el prólogo perfecto todos los sábados. Mágico momento.

RITUALES PROTOCOLARIOS // No faltó tampoco el ritual de colocar el corbatín a los estandartes como recuerdo del paso por la gaiata de los cargos del 2017 y también los del 2018. Pasado, presente y futuro. Pasado para aprender, presente para vivir, futuro para solar, como leit motiv, como mensaje final de una gala que mantuvo el interés de un público enfervorizado y entregado a la causa de Crèmor y sus afanes.

Una ceremonia en la que se iban sucediendo, además, imágenes sobre los frontis laterales del Palau de escenas de l’antigor, de ese Castellón eterno que todavía permanece en la retina de generaciones enteras de castellonenses. De los de soca, en ese esfuerzo inenarrable por hacer más brillantes si cabe la fiesta gaiatera.

Numeroso fue el capítulo de ofrendas. Homenaje y tributo de instituciones y entidades de la ciudad turquesa y naranja y del exterior a las madrinas de Crèmor. Como la comisión de les Festes de la Mare de Déu del Carmen; Altar de San Vicente de la plaza del Pilar, de València; Comisión de fiestas patronales de Sant Vicent de la Vall d’Uixó, con la reina de las fiestas, María Granell; Cofradía de la Virgen de los Dolores de Cirat, Comisión de fiestas de Torreblanca, con su reina de las fiestas al frente; Club Deportivo Castellón (y que ayer goleó al Crevillente, 3-0, más información en el suplemento de Deportes); Asociación L’Horta de València con la Reina de L’Horta, Paula Patricio, y sus damas de honor, consagración del hermanamiento de Crèmor con esta instituciín huertana de la capital del Turia y la Colla L’Olla, en representación de la Federació de Colles.

Simbólica y emotiva fue la ofrenda de la Gestora de Gaiates, a cargo de las madrinas y presidente de Portal de l’Om, Iris, Balma y Raúl, y que protagonizarán la semana viene la que será penúltima presentación de gaiata para Magdalena 2018, en el platónico mito del eterno retorno.

LO QUE LLEGA // El futuro. Mejor dicho, el presente más inmediato en clave Magdalena tendrá también guarismo 8 la semana que viene. De la 18 a a la 8 para Magdalena 2018. Porque el pasado nos anima para el presente. Porque el pasado está siempre presente. Porque el pasado siempre vuelve. Tríada de tiempos: pasado, presente y futuro. El hoy.

Y si pasado fueron las fiestas magdaleneras 2017, un año después, y a menos de un mes, está ya el presente de un nuevo tercer domingo de Cuaresma en la peregrinación de Crèmor.