+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SOLEMNE IMPOSICIÓN DE BANDAS

Carla Bernat recibe su banda verde de reina de la luz de Castellón

Las damas de la ciudad brillan en una corte de honor y amor para la historia. La alcaldesa le impone el símbolo convertido en corona de la Magdalena 2018

 

La alcaldesa, Amparo Marco, le impone a Carla Bernat la banda esmeralda de reina de la Magdalena. - GABRIEL BOIA

VICENTE CORNELLES
10/09/2017

Exultante. De bella sonrisa adornada de carmín luminoso. De esplendor máximo en la majestad recien estrenada. Así compareció Carla Bernat Pascual en el Teatro Principal en el solemne acto de su nombramiento e Imposición de Bandas como reina de las fiestas de Castellón, que se rindió a sus pies para rendirle tributo y vasallaje. Protocolo e historia evocando las antiguas imposiciones de bandas, cuando el wagneriano Tannhäuser era banda sonora de la ceremonia.

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, le impuso el distinto verde esmeralda que la acredita como embajadora de las tierras castellonenses por el mundo en clave de fiesta magdalenera.

Noche de emociones, con la mirada puesta en el cielo ante la amenaza de lluvia, para esta joven de 22 años que alcanza el trono del águila bicéfala que, como siempre, cede la familia Mira de Orduña para presentar un reinado de luz y de gaiatas. Y a las comisiones de sector pertenece Carla -Tir de Colom-, como las damas de la ciudad (de Castellón y gaiata): de Sequiol, Beatriz Belenguer Mercé; del Grau, Laia Tirado Salvador; de Fadrell, María Torres Claramonte; del Brancal de la Ciutat, Natalia Palacio Bernad; del Cor de la Ciutat, Patricia Lacasa Bernat; de Hort dels Corders, Raquel del Vigo Ferrer.

Ramillete de jóvenes castelloneras completado por Na Violant d’Hongria 2018, Ana Goterris Estrada. Castellón tiene nombre de mujer en la esencia de las fiestas mayores del tercer domingo de Cuaresma. Fiesta y belleza, unidos en un escenario de gala.

Y en esta corte de honor y amor de la reina consagrada, las madrinas de la luz. María Iturralde Cubertorer, de la plaza del País Valenciano; María Camarero Porcar, de Fadrell; Elisabet Capdevila Lavernia, de la Puerta del Sol; Claudia Ortuño Salvador, de la calle Navarra; Lledó García Martín, de Huerto Sogueros; Paula Garcilópez Palau, de la plaza de la Independencia; Lourdes Luján Arribas, de la de la Hierba; Iris González Milá, del antiguo Solar de Santa Clara; Ana María Martínez Parreño, de la avenida del Mar; María Beser Gasch, de la plaza María Agustina; Idoia Serrano Tuzón, de la Glorieta de San Roque; Rebeca Robles Gallén, del Grau; Patricia Blasco Francisco, de la plaza Miguel Bellido; Ana Sanz Sánchez, de la calle Hermanos Vilafañé; Águeda Ibars Agramunt, de la avenida de Almassora; Toñi García Gaviro, del barrio de Rafalafena; Estefanía Tudela Llorens, del Parque del Oeste; Ana Belén Nieto Ramírez, de la plaza de España, y Selene Tarín Alegre, del Grupo Cardona Vives.

JUVENTUD Y MADRINAZGO // Juventud de Castellón que ocupan su madrinazgo en las más castizas y emblemáticas demarcaciones urbanas, y a la espera de que muy pronto se sumen otros barrios con su luz de gaiata. Y prólogo del acto con sorpresa. Los nuevos presidentes de gaiata tuvieron el privilegio de recibir de la alcaldesa la insignia de la Gestora.

Una ceremonia en la que el secretario en funciones de la Junta Festes, Javier Roig, leyó el acta de elección de Carla Bernat como reina de las fiestas, así como de sus damas de la Ciudad y las madrinas de los diversos sectores.

Presencia de las representaciones de fiestas hermanas con Raquel Alario Bernabé, Fallera Mayor, de Valencia; Sofía Escoda Navarro, Bellea del Foc, de Alicante, y Paula Gómez Sandoval, reina de la Huerta de Murcia, que quisieron estar en Castellón en el prólogo de Magdalena.

Carla Bernat se convierte en la 74ª reina de las fiestas de Castellón, en la reina de las gaiatas y de la luz de la fiesta, y del amanecer venturoso de cada mañana del tercer domingo de Cuaresma en el secular peregrinaje hasta la blanca ermita ubicada en el antiguo cerro del Castell Vell, cuando la ciutat te l’honor de vindre de l’antigor per lluminosos camins...