+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Rafalafena también tiene su luz de la Magdalena

Con personalidad propia, la demarcación territorial del sector 16 se convierte en reto de futuro urbano

 

Comisionados. Los valerosos integrantes de Rafalafena, dispuestos a llevar a lo más alto el escudo huertano de la gaiata que lleva el guarismo 16 bordado en el corazón. - slow photo

26/01/2018

La luz en Rafalafena. También en este barrio de la ciudad turquesa y naranja se vive con intensidad la Magdalena. Porque Rafalafena es Castellón en el origen de la huerta floreciente y el fruto dorado de naranjos al sol, que conformaron los siglos de evolución urbana y constante.

Y es que el que sería primer avance de desarrollo urbano gigantesco (tras los primeros ensanches) de la ciudad, en los años 70 del pasado siglo --en la partida rural de Rafalafena con anclajes de arabescos y leyendas-- tenía que tener también su gaiata, su luz magdalenera, su esencia de Castellón eterno con ese recuerdo de la huerta y un pasado agrícola que dejó su sello en la memoria histórica el pueblo.

Rafalafena con sus calles y plazas que han ido configurando la personalidad rampante de un trozo de Castellón que camina hacia el mar. Calles como Villavieja, Rafalafena, paseo de la Amistad, Moncofa, Columbretes... y con singulares edificios, caso de la Biblioteca Pública Rafalafena, hacen que no se puede entender la historia del Castellón del siglo XX sin tener en cuenta a este kilométrico espacio urbano castellonense.

Un barrio que tiene como centro espiritual la parroquia de Santo Tomás Villanueva, una sede parroquial de la Iglesia católica de moderno diseño y amplias cristaleras, que fue gestionada por los padres Agustinos, que todavía regentan la entrañable iglesia de San Agustín en la calle Mayor, y después por la propia diócesis de Segorbe-Castellón y sus sacerdotes diocesanos en la siempre fructífera labor de predicar la palabra de Dios.

Rafalafena tiene también un flamante centro de salud, un buen número de tiendas y cafeterías y sus terrazas, y la comandancia de la Guardia Civil se adueña del skyline del barrio como testimonio de fidelidad y homenaje de la ciudad de Castellón al instituto armado con ese Todo por la patria contundente y valeroso que refleja toda una filosofía de unidad de la nación, ahora mismo cuestionada.