+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ÚLTIMO VENCEDOR DE MOTO2

Àlex Márquez, el 'pistolero', remonta el vuelo en el Mundial

"Ahora sí creo en mí, ahora sí tengo confianza, ahora sí tengo el equipo ideal para intentar ganar el título", reconoce el flamante vencedor de Le Mans. El hermano de Marc rompió, en Le Mans, una racha de 25 grandes premios consecutivos sin victoria de pilotos españoles en la categoría intermedia

 

Àlex Márquez celebra, en el podio de Le Mans, su victoria en Moto2. - AFP / JEAN-FRANCOIS MONIER

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
21/05/2019

Àlex Márquez, el ‘pistolero’, el joven que, en el 2014, conquistó el título mundial de Moto3, aquel al que muchos llamaban el ‘hermanísimo’, el ‘hermano de…’, ha vuelto a lo grande, a lo bestia, dominador. El pequeño de los Márquez, de 23 años y ganador de ocho grandes premios, rompió, el pasado domingo, en Le Mans (Francia), una racha de 25 grandes premios sin ganar, mucho más de un año y, sobre todo, un rosario de pérdidas de podios y victorias, sí, sí, victorias, algunas de ellas por los errores que él mismo, su mayor crítico, reconoció abiertamente.

Lo que ocurrió en Le Mans no solo permitió, como dijo bromeando Emilio Alzamora, manager de Marc y Álex, “regresar a Cervera (Lérida) con la mayor de las sonrisas en nuestros rostros”, sino romper idéntica racha para el motociclismo español, cuyo último vencedor en la categoría intermedia había sido, sí, por extraño que parezca el propio Àlex. Es más, llevábamos 25 carreras sin ganar y, de pronto, triplete español en el podio pues, al primer puesto, en plan dominador desde la primera vuelta, de Àlex Márquez se sumó una lucha preciosa y limpia entre Jorge Navarro y Augusto Fernández, buenos candidatos al título en los próximos años.
 
Àlex Márquez pasea por Le Mans, tras ganar el GP de Moto2, la bandera del 'pistolero'. / AFP / JEAN-FRANCOIS MONIER

“Esas cosas pasan. Hay muchos países que están mucho más tiempo sin ganar o no ganan nunca. Nosotros estábamos ¿verdad? mal acostumbrados a mi hermano Marc, a Pol Espargaró, a Tito Rabat, pero ganar cuesta mucho, mucho, ¡en cualquier categoría y circuito!”, comenta Márquez, que hoy y mañana está entrenándose, con el resto de pilotos de las parrillas de Moto3 y Moto2 en el Circuit de Cataluña, en un test posterior a Francia.

EL EQUIPO IDEAL

El pequeño de los Márquez, más alto que su hermano Marc, considera que esta victoria, no solo le relanza en la pelea por el título que lleva cinco años persiguiente (ahora está a solo 14 puntos del líder, el italiano Lorenzo Baldassarri), sino que es la revancha del desastre ocurrido en Jerez. “Aquello me enfadó mucho y por eso llegué a Le Mans con muchas ganas. En Jerez nos dimos cuenta de que podíamos estar delante y en Francia tuvimos ritmo el viernes, el sábado salvamos la situación y el domingo dimos el golpe después de pasar un mal rato en el ‘warm-up’, pues todo nos salió mal. Eso sí, al volver al boxe tras el ensayo matinal, David (García, su nuevo técnico), me aconsejó quitar el blando trasero y meter el duro y salir a por todas. Y me lo creí”.

Márquez reconoce que durante los últimos dos años le ha faltado confianza en sí mismo y en el equipo. Ahora lo tiene todo. “Hemos encontrado el grupo perfecto y la clave de la victoria en Le Mans ha sido, sin duda, que me vuelvo a divertir encima de la moto, que hago lo que quiero con ella y que ella va por donde digo yo. Gané porque estaba jugando con ella en la pista, no luchaba contra la moto. Ahora sí creo en mí, ahora sí tengo confianza, ahora sí tengo el equipo ideal para pelear por el título”.