+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

GRAN PREMIO DE ARAGÓN

Márquez arrasa en Aragón y huele ya a tricampeón

El piloto catalán aventaja en 52 puntos a Rossi, tercero en Alcañiz por detrás de Lorenzo, a falta de cuatro carreras

 

Marc Márquez cruza primero la meta del Gran Premio de Motorland Aragón. - EFE / JAVIER CEBOLLADA

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
25/09/2016

«He estado a punto de hacer un Iannone en la última vuelta cuando quería pasar a Jorge (Lorenzo) para acabar segundo. ¿Hubiese sido bello, no? No, no, no, es broma. He 'pecato, pecato molto', he fallado. No, no, no pensaba en hacer un Iannone. Es broma». 

Cierto, esta vez sí, Valentino Rossi, derrotado por los mismos dos rivales a los que crucificó el año pasado acusándoles de haber preparado un 'biscotto' (acuerdo, pacto) para que no conquistase su décimo título mundial, bromeaba tras bajar este domingo del podio, recordando que su amigo Iannone había tirado a Lorenzo en Montmeló, en una acción sin sentido. Si con el calor de la batalla lo dice, será porque lo pensó ¿a qué sí?

 
O será porque vuelve a ver que Marc Márquez se escapa con esta victoria ya casi definitivamente (52 puntos sobre 'el Doctor' y 66 más que el mallorquín, cuando quedan 100 por jugarse) tras cuatro carreras solo puntuando. Márquez tenía marcado el GP de Aragón en su agenda como el lugar ideal para dar un golpe en la mesa y demostrar que, cuando se puede, cuando toca, gana.

¡MENUDA SALIDA LOCA!

Lo había dicho el propio Rossi, que es el que más sabe, el más pillo, el más listo, el único capaz de parecer un pilotito del montón el viernes y hasta el sábado para, llegado el domingo, emerger cual campeonísimo: «¿Ganar a Marc en Aragón?, no es imposible, ¡es un milagro!» Pero, como recordó Márquez: «¿Pensabas tú que el Alavés nos iba a ganar en el Camp Nou? ¡No! Pues esto es igual; soy favorito, pero tengo que ganar y no va a ser fácil».


 
Y, aunque salía delante, cuando se apagaron los semáforos «todos hemos salido demasiado agresivos, excitados, fue ¡un caos!», explica Lorenzo. «Yo he salido de maravilla y me he colocado enseguida delante, lanzando una carcajada en mi casco. Fue como el pistoletazo de los 200 lisos», narra Rossi. «Yo me he visto metido en un lío y, mentalmente, he pensado: ‘Cálmate, Marc, cálmate que esto no ha hecho más que empezar'».

Pero, sí, el arranque del GP que Márquez había escogido para dar un golpe de efecto en el Mundial, cerrar bocas y enfilar con posibilidades de éxito el triplete asiático, empezó demasiado complicada para su estrategia: Rossi, que salía sexto, ¡zas!, de pronto, estaba delante; Maverick Viñales lideraba la carrera; Lorenzo, que se había caído por la mañana y, encima, cambió el neumático trasero en la misma parrilla («vi que todos llevaban el duro y dije: ese»), aparecía delante. «¡Tremendo, sí!», pensó Márquez para sus adentros.

Pero el mejor 'rookie' de la historia, el líder que viene, el futuro tricampeón, el jefe de Honda, aún viviría más sustos antes de fabricarse la carroza de la gloria. Por querer evitar sorpresas, le hizo un adelantamiento «justito» a Lorenzo en la primera vuelta, tan justito que, a 310 km/h, levantó su mano izquierda (¡no dejó el gas, no! ¡eso nunca!) para pedirle «¡perdón! ¡perdón!» Y, en el siguiente, giró salvó otra caída, regateó el dolor «gracias a mis codos de oro» y, cuando ya se veía en el suelo, herido, hizo palanca con el brazo derecho y, como si fuese el equilibrista del Cirque du Soleil, elevó la moto y, aunque regresó quinto al grupo de cabeza, seguía vivito y coleando.

«¡Vaya tela! ¡Qué susto!» Y Márquez pensó: ruedas duras, ¡cálmate, chico! Era solo la segunda vuelta, era solo la séptima curva, no había que perderlo todo de golpe «por ser un ansioso». Total, delante estaba Viñales, Lorenzo, Rossi y Dovizioso, sí, «pero no se iban, los veía ahí delante, así que decidí calmarme, calentar bien mis ruedas e ir a por ellos, paso a paso, vuelta a vuelta y, sobre todo, fulminarlos, pasarlos, en la curva 15, la elegida porque, aunque nunca enseñó que ese era el punto fatídico, «era el sitio ideal pues llegaba tras tres frenadas brutales».

MÁS LÍDER QUE NUNCA

Márquez sabía que tenía unas décimas en su muñeca y sabía que esas ruedas, una vez calientes, las soportarían. Así que esperó el momento. Y fueron cayendo los adversarios. «Cuando llegué a 'Vale' no me lo pensé. No quise riesgos. Lo pasé y giré lo más rápido que pudo. Ahí hice la vuelta rápida en carrera, justo a mitad de gran premio, conseguí uno, dos y tres segundos y pensé en la felicidad, en la inyección de moral, que me había dado el primer podio de Àlex (su hermano) en Moto2, que ya se lo merecía, el pobre. Y pensé ‘chaval, no falles’».

Y arrasó. Y ya es más líder. El mundo sabe que tiene pinta de tricampeón. Y, si se corona, en Japón, Australia o Malasia, antes de llegar a Valencia, llegará a Cheste, donde ya están las 75.000 localidades vendidas, habiendo ganado tres de los últimos cuatro campeonatos. Y ayer, encima, empató con Mick Doohan a 54 victorias. «Mira, un gran premio que no viene y gano». Porque, en efecto, el rey australiano viajó a Brno y Spielberg para asistir al empate. Y no lo vio. Deberá de conformarse con ponerle la corona en Phillip island, que es donde quiere acabar su obra el nen de Cervera.