+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA GRAN MOVIDA DE MOTOGP

Márquez: "Jamás forzaré el fichaje de Àlex por Honda"

La posibilidad de que el nuevo y flamante campeón del mundo de Moto2 sea el sustituto de Lorenzo en el equipo campeón se ha convertido en el tema del GP "Pude forzar hace dos años, pero no lo hice ni lo haré porque considero que nunca se debe mezclar lo familiar con los profesional", señala el octocampeón

 

Àlex Márquez (Kalex), campeón de Moto2, celebra que Honda piense en él para MotoGP. - EMILIO PÉREZ DE ROZAS

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
15/11/2019

Honda y Alberto Puig, director deportivo del equipo campeón del mundo, tendrá que explicar muy bien, mucho, su decisión a la hora de anunciar el sustituto, más que presente, para ahora mismo, para arrancar la próxima temporada (2020), a los mandos de la segunda RC213V, la que este domingo dejará vacante el pentacampeón Jorge Lorenzo.

Deberá explicarlo muy bien porque, en estos momentos, el paddock del Mundial es un clamor reclamando o sugiriendo que, ahora sí, Àlex Márquez, doble campeón de Moto3 y Moto2 (pocos segundos pilotos de escuderías oficiales de MotoGP lo son) está listo para dar el salto, ahora que sí hay una buena moto libre, cosa que no ocurría, hace unos meses, cuando el hermanísimo decidió renovar por el equipo Estrella Galicia 0,0 Marc VDS para seguir, la próxima temporada, en Moto2.

Àlex, al margen de todo

Mientras Àlex insiste en que él no sabe nada, que él ha hecho lo que debía (ganar el título de Moto2, hablar en la pista y así llegarían cosas, tal vez, como esta de Honda) y que, de momento, es hablar por hablar porque él no tiene oferta alguna sobre la mesa, su hermano Marc insiste en que Àlex está preparadísimo para dar el salto a MotoGP, cosa que no ocurría hace dos años.

Pero es que Marc ha ido hoy mucho más lejos en sus observaciones, que no peticiones ni siquiera insinuaciones, aunque alguno interpretará que está apretando a su equipo, Repsol Honda, para que contrate a su hermano. No es así, no es su estilo. Marc ha dicho que él jamás forzare la situación, que jamás apretare a mi equipo para que tome una u otra decisión, contrate a este o a aquel piloto, no lo he hecho nunca y eso que, hace dos años, pude decir firmo si y no lo hice porque creo que no se debe hacer, que no es mi función.

Marc, como minutos antes había reconocido el propio Àlex, es un honor que el nombre de Àlex esté en la mente de los responsables de Honda que han de tomar esa difícil solución, que pasa, lógicamente, por escoger un piloto con experiencia o por un joven con proyección. Evidentemente, Marc no dio nombres, pero blanco y en botella significa que la apuesta experta sería el bicampeón francés Johann Zarco y el joven, pero también bicampeón, sería su hermano Àlex.

El octocampeón insiste en que él es quien más tranquilo está, pero sufre por su hermano. Ha ganado el título y Cheste era el sitio ideal para celebrarlo con otro gran fin de semana y ahora resulta que tiene todo este lio alrededor suyo. ¿Qué si saldría perjudicado en la comparación conmigo si viene a Honda?, que va, que va, él está muy acostumbrado, injustamente, a que siempre se le compare conmigo. El que venga a ese lado del boxe sabe que, al lado suyo, estará el campeón y que en sus manos tendrá una moto que, sí, es física, crítica y difícil, pero ha ganado seis de los últimos siete títulos y este año lleva ya 11 victorias y 17 podios en 18 carreras.

Familia y profesión, separadas

Ni que decir que uno y otro, Marc y Àlex, empiezan a pensar que puede verse cumplido el auténtico sueño de ambos desde que son niños: correr en MotoGP con la misma moto, en el mismo equipo. Pero, insisto, siguió remarcando Marc Márquez, no pienso forzar, no por él, no por Honda, no por Alberto, sino porque creo que no toca, que no debo hacerlo e, incluso, que no es necesario.

El mayor de los Márquez, con una clarividencia prodigiosa y un discurso magníficamente construido, aseguró que jamás hemos creído conveniente en casa mezclar el tema familiar con el profesional. Àlex y yo vivimos juntos, nos entrenamos juntos, pero cuando llegamos al circuito tenemos equipos y preocupaciones paralelas. Puede, sí, que si él, más que yo, necesita consejo, hablemos de trazadas, de puesta a punto, pero poco más. Así que, repito, Àlex ha hecho su maravillosa y exitosa trayectoria y ha demostrado ser uno de los pilotos más rápidos de este paddock, no importa la categoría, y estar listo para, cuando pueda, cuando se presente la ocasión, dar el salto a MotoGP, que es el sueño de todo piloto.