+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Fifa, apellido para recordar

El fondista de Santa Coloma y campeón de Europa de 5.000 sueña con una medalla. «Los Juegos son el sueño de cualquier atleta y yo he trabajado mucho para ir», reconoce

 

03/08/2016

Ilias Fifa andaba ajetreado ayer; los cuidados del fisioterapeuta, el último entrenamiento por Barcelona y, sobre todo, lo más angustioso siempre antes de partir de viaje: preparar la maleta y que no falte nada. Hoy dormirá en Madrid y de allí comenzará su reto olímpico, con el que sueña desde el día que empezó a correr, o mejor dicho, desde que decidió que el atletismo sería su vida.

Todavía no hace un mes le saltaron las lágrimas cuando se proclamó campeón de Europa de 5.000, al superar por poco a su amigo Adel Mechaal; dos medallas, oro y plata para España, el país por el que se nacionalizó en el 2015, tras fichar por el Barça después de haber logrado la meta que perseguía cuando salió de Marruecos con 17 años. Llegó escondido en los bajos de un camión. Entonces ni podía imaginar que, solamente nueve años más tarde, a los 26, escucharía el himno de su nuevo país. El himno de España. «Los Juegos son el sueño para cualquier atleta y yo he trabajado mucho para poder ir a Río de Janeiro en el mejor estado de forma posible. Este ha sido mi mejor año, en el que he llevado una preparación idónea para llegar al ciento por ciento a la cita olímpica», aseguró el atleto hispano-marroquí sobre su estado de forma.

Duros enemigos

Él ya es uno más de Santa Coloma, donde vive. «Mi intención es llegar a la final de los 5.000 y mi sueño lograr una medalla, pero con atletas más experimentados, como los de Kenia y Etiopía, hay que ser realista».

Los primeros representantes del atletismo español llegaron a Río el día 29; él y su grupo, serán los últimos. «Al principio todos teníamos un poco de preocupación, por el miedo al zika y por unas instalaciones que nos habían dicho que no eran las apropiadas. Pero ya hemos hablado con los compañeros de selección que están en Brasil y nos han dicho que todo está bastante bien». Él poco tiempo tendrá para el turismo. «Cuando salte a la pista tengo claro que no debo tener miedo y pensar que no hay nada imposible». Y en ese apartado, en el nada imposible, es donde aparece el reto.

Tras los Juegos habrá que empezar a pensar en clausurar la temporada atlética, un poco de descanso y a comenzar a preparar la siguiente campaña que empezará con la Cursa Bombers de Barcelona. La organización de la carrera le ha reservado el dorsal número uno, como campeón de Europa y quién sabe si algo más tras Río. «Me hace mucha ilusión llevar el dorsal uno en esta carrera barcelonesa. Me gustaría mucho ganar esta prueba».

Pero primero llegan los Juegos. Cuando dejó Tánger con 17 años, su padre le dijo: «Con este apellido debes hacer algo grande». Y, paso a paso, con velocidad, está cumpliendo lo que se propuso al salir de Marruecos.