+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

La rueda

135 pulsaciones por minuto

 

Elena Vicente-Ruiz Elena Vicente-Ruiz
15/04/2017

Cuando el corazón se enamora, late a mayor velocidad, más o menos a 135 pulsaciones por minuto, aumenta la presión arterial y se produce una cantidad mayor de glóbulos rojos con el objeto de mejorar el transporte de oxígeno a través del torrente sanguíneo. Tenemos la suerte de vivir en una provincia que enamora de manera constante, con 135 municipios, 135 latidos. El 80% de ellos tiene menos de 5.000 habitantes, todos y cada uno con vocación de superviviente, sobre todo aquellos que necesitan de ayuda para levantar la persiana cada día y abrir al público. La lucha contra la despoblación es prioritaria para el gobierno provincial, muestra de ello es la cumbre anunciada por Javier Moliner para hablar de despoblación o su presencia esta semana en París, como presidente de Partenalia, para crear sinergias de colaboración e incorporar a las provincias francesas en esta lucha. No va a ser fácil, sabemos que es fundamental crear oportunidades de empleo para que las familias decidan quedarse en un municipio pequeño a vivir.

Medidas como las unidades de respiro familiar, que van a completarse a 55 durante este año, el servicio de teleayuda, con 2.600 usuarios en 123 municipios, les escoles matineres o el proyecto provincial «territorio cardioprotegido» con la compra de 200 equipos, son necesarias para hacer un poco más fácil la vida de aquellos que han decidido quedarse en un pueblo de la provincia de Castellón a vivir. Pero no son suficientes. Por eso es importante que las administraciones locales trabajemos conjuntamente, para frenar la despoblación, y conseguir que Europa se sume a un problema que es de todos. Sería un drama que permitiéramos que nuestro mayor patrimonio, cultural, gastronómico, arquitectónico..., desapareciera, porque no hemos sido capaces de generar oportunidades para que las familias decidan dejar el asfalto, por la tranquilidad de vivir en un municipio pequeño de la provincia.

Si cuando uno se enamora le late el corazón a 135 pulsaciones por minuto, mantengamos los latidos necesarios para que Castellón siga siendo una provincia de la que enamorarse y en la que quedarse.

*Coordinadora del PPCS