+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un absurdo empecinamiento

 

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, está llevando al límite su negativa a retirar los lazos amarillos de los edificios oficiales como le exige la Junta Electoral Central en relación a la necesidad de mantener la neutralidad institucional durante la campaña del 28-A. Torra sigue anclado en una política de gestos que le puede conducir a una imputación por desobediencia, dejando como única vía de escape la de delegar sus responsabilidades en el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, que está para otras cosas y que presumiblemente tomará una decisión salomónica que no necesariamente puede evitar esa desobediencia. Parece que Torra busque esa imputación y, más que tener un plan que no se detiene ante nada, da la sensación de que su plan es buscar dónde y cuándo puede chocar con el Estado.

Aparte de peligroso, este empecinamiento es absurdo e incluso contraproducente. En primer lugar, porque no es nada empático hacia los catalanes que no desean la independencia de Catalunya. En segundo lugar, porque contradice los valores republicanos de los que Torra se pretende hacer portador al amparar una trampa como es la de la utilización de las instituciones para tomar ventaja partidista. En tercer lugar, porque si lo que pretende es mostrar su solidaridad con los presos, a nadie le quedan dudas al respecto y más parece que los esté utilizando para ganar las elecciones. Y en último lugar, porque va abrir una nueva fuente de fricción en su Gobierno puesto que ni Esquerra ni una parte del PDECat están dispuestos a jugársela.

Pero para alguien tan poco dado al diálogo y el compromiso con cualquier realidad externa a su burbuja republicana, todos estos argumentos no sirven para nada. Toda su actuación se resume en gestos, gestos y más gestos que ni ayudan a la convivencia ni ayudan a los presos Un empecinamiento tan absurdo como inútil.

   
3 Comentarios
03

Por jps 18:31 - 20.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para los intransigentes de la republiqueta Cataliban esto es libertad de expresión , libertad de expresión es un derecho particular que no se puede aplicar en unos edificios públicos que utilizan partidistamente a pesar de representar solo a la mitad de la población catalana. Esto es lo mismo que esta ocurriendo en la TV3 %, con la diferencia que allí con un director independentista y una línea de desprestigio total a todo lo español incluido el partido más votado allí, nunca llegó ni el 155. Por cierto contestando al de abajo ¿que tiene que ver Sánchez con esto?

02

Por Micalet 10:51 - 20.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

ESTO PASA PORQUE EL TRAIDOR DE SANCHEZ LO PERMITE.

01

Por Micalet 10:49 - 20.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Esto no es nuevo, se viene repitiendo continuamente el incumplimiento de la ley y todo es debido a que vuestro "traidor" Sanchez es su socio de fechorias porque antepone estar el la poltrona a que se cumpla la ley. La gente normal, digna, con principios debe tener en cuenta a la hora de votar y solo hay dos opciones o un gobierno que defienda españa, a los españoles y haga cumplir la ley en todo el territorio español, especialmente en cataluña ó a este traidor de Sanchez junto con estos independentistas que solo quieren destruir España, con los comunistas antisistema de Podemos , los proetarras de Bildu y los desquiciados de Esquerra. Esto es lo que hay y que no os distraigan en feminismo, corrupcion etc. lo que hay es o una España en que todos seamos iguales y se cumpla la ley ó lo que estamos viendo ahora multipicado po cien.