+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Editorial

El ataque de Trump en Siria

 

08/04/2017

Olvidarse de Siria y hacer de nuevo grande a EEUU. Este era el consejo que un rico empresario del sector inmobiliario daba a Barack Obama después de que el Ejército sirio lanzara un ataque con armas químicas en el 2013. Ahora aquel empresario ocupa la Casa Blanca y, olvidando su consejo de hace cuatro años, ha respondido a un bombardeo con agentes químicos sobre la población civil en la provincia de Idlib, supuestamente lanzado por las fuerzas del presidente Bashar al Asad, con un ataque con misiles a la base aérea del régimen de la que habrían partido los aviones cargados con aquel arsenal de laboratorio. La represalia lanzada por Donald Trump sin aliados, sin buscar la aprobación del Congreso y menos aún la de las Naciones Unidas, no es la primera intervención armada de su presidencia. Ya actúa en el conflicto de Yemen, pero la de Siria es la primera guerra de gran envergadura, considerando que lleva seis años activa con la implicación directa o indirecta de varios países y grupos, y a la que ha resultado imposible ponerle un final.

El Pentágono ha asegurado que se trata de una operación única. Ciertamente, el objetivo del ataque no era diezmar las defensas aéreas sirias, solamente un aeropuerto militar, y se previno a Rusia. La operación de castigo parece tener como fin enviar un mensaje no solo a Asad sino a otros países como Irán y Corea del Norte, decirles que cualquier acción ofensiva tendrá consecuencias, aunque estas están por ver. Con su acción, Trump ha logrado, además, lo que hasta ahora le faltaba: el respaldo compacto de republicanos y demócratas en el frente interior, y el de Europa en el exterior, con la UE como institución y François Hollande y Angela Merkel aprobando el ataque.

Lo que permanece en un interrogante es de qué modo el castigo lanzado por Trump afectará a las relaciones de EEUU con Rusia, el gran aliado del régimen sirio. Por el momento, Moscú ha reaccionado suspendiendo la colaboración que mantenían sobre vuelos en la zona y ha prometido reforzar las defensas aéreas de Asad. Ni el castigo estadounidense ni la respuesta rusa parece que vayan a ser el detonante de una escalada bélica, pero en Siria, tras seis años de guerra, miles de muertos y millones de refugiados, todo es posible. Y a lo mejor Obama tenía razón no interviniendo.