+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

La rueda

Benicàssim también se queda en casa

 

Susana Marqués Susana Marqués
20/03/2020

Durante estos días nos hemos ido acostumbrando a afrontar cambios en nuestras vidas. Nuestra rutina ha variado, nuestro entorno, nuestro trabajo, nuestra forma de relacionarnos. Hemos tenido que adaptarnos a unas medidas que nos limitan y a las que no estábamos habituados, pero que con sentido del deber y responsabilidad, estamos asumiendo. Ahora más que nunca todos debemos ser ejemplo de ese civismo ciudadano, de esa solidaridad que tanto caracteriza a los españoles y que hemos mostrado en tantas ocasiones.

Hoy, palabras que teníamos en desuso, escuchadas solo en boca de nuestros padres y abuelos, o leídas en algún libro de Historia, cobran relevante actualidad, como los salvoconductos que permiten acudir a los centros de trabajo a quienes gracias a su entrega, generosidad y dedicación a los demás, deben trabajar.

Me refiero a profesionales sanitarios, brigadas de limpieza, farmacéuticos, personal de ambulancias, fuerzas y cuerpos de seguridad, conductores o transportistas, el panadero que tampoco falta a su cita, el personal encargado de limpieza, trabajadores de las residencias que cuidan de nuestros mayores o quienes trabajan en los comercios de alimentación; a todos aquellos que siguen al pie del cañón, gracias por velar por lo más básico, nuestro bienestar.

Y gracias también, a todas las mujeres y hombres que han entendido que «nadie es mejor que uno solo, cuando lo somos todos unidos». Hemos comprendido, que para vencer esta emergencia, el individualismo no es opción.

Por eso los ayuntamientos debemos estar ahí para responder, focalizando nuestros esfuerzos en los más vulnerables, en las personas enfermas, impedidas o con capacidades diferentes que lo están pasando mal. Desde el Ayuntamiento de Benicàssim las primeras medidas han ido destinadas a ellos, a los más pequeños, a los ancianos y aquellas familias que tienen más riesgo. Porque debemos conseguir que esta emergencia no empeore su situación.

También estamos procediendo a extremar las medidas de limpieza, higiene y desinfección de la ciudad reforzando el servicio e incidiendo en aquellos lugares más sensibles. También hemos adoptado las primeras medidas económica para nuestros vecinos, para que cuando todo esto termine, que lo hará, recobremos cuanto antes el pulso alegre de Benicàssim.

*Alcaldesa de Benicàssim