+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El bloqueo de Cataluña

 

ERC dijo basta. Al menos, de momento. Con buenas palabras –«No propondré a ningún otro candidato»– que no ocultan la carga de profundidad, el presidente del Parlament, Roger Torrent, frenó ayer la intención de Carles Puigdemont y JxCat de convertir la sesión de investidura del primero en un nuevo acto contrario al ordenamiento constitucional y en un escarnio al Estado. Con el argumento de que debe «defender los derechos» de Puigdemont para someterse al debate de investidura «con todas las garantías», Torrent aplazó el pleno y frustró la intención del expresidente prófugo de la justicia de ser investido a distancia, lo que hubiera acarreado de inmediato la suspensión por parte del Tribunal Constitucional (TC) y con toda seguridad consecuencias legales para Torrent y la Mesa del Parlament. Torrent anunció que los juristas del Parlament presentarán alegaciones ante la resolución del TC que impide que Puigdemont sea investido a distancia.

Las buenas palabras del discurso de Torrent no ocultan la quiebra en el bloque independentista, de consecuencias impredecibles. Torrent se encontraba ante la tesitura de permitir la investidura de Puigdemont sin que este hubiese detallado a sus socios de ERC ni el plan de gobierno, ni su composición, ni si tiene la intención de regresar de Bruselas, ni el discurso de investidura. Se trataba, pues, de un salto al vacío con unas consecuencias, además, muy graves: la acción de la justicia contra la Mesa del Parlament, el nuevo cese de Puigdemont y la prolongación del 155 y, por tanto, de la intervención de las instituciones de Cataluña. Todo ello a mayor gloria de Puigdemont.

Torrent y ERC sufrieron ayer la presión, en las redes y en la calle, que otras veces (el pasado 26 de octubre, sin ir más lejos) se desató contra otros partidos o políticos independentistas que osaron actuar al margen del discurso dominante. Porque, al menos ayer, Torrent actuó con responsabilidad al no volver a colocar al Parlament fuera del orden constitucional y con coherencia respecto a lo que ha defendido desde que asumió el cargo: que Cataluña necesita un Govern que gobierne desde el minuto uno, algo que Puigdemont no puede ofrecer desde Bruselas. Porque la realidad, nefasta, es que Cataluña sigue bloqueada: sin Govern ni perspectiva de tenerlo.

   
1 Comentario
01

Por jps 17:13 - 31.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Volveremos a ver un president no imputado todavía, y seguiremos con el odio a españa en esa región, país o comunidad. Hispanofovia fomentada por la clase política y por sus medios como TV3 , ridiculizando todo lo espanol en programas de humor y otros con la máxima seriedad. Veremos otra final de Copa silbando himno y despreciando todos los símbolos de este país ya harto de tanto desprecio hasta tenemos que por que somos una dictadura sin democracia falangistas y franquistas. Basta ya que por ejemplo en Castellón también recibimos mucho menos que lo que aportamos, ya quisiéramos tener las infraestructuras de nuestra vecinaTarragona.