+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El cara a cara por vía telemática

 

Desde la cárcel de Soto del Real y desde Waterloo, los cabezas de lista de ERC y Junts per Catalunya (JxCat) a las elecciones europeas, Oirol Junqueras y Carles Puigdemont, participarán por vía telemática en los debates electorales de TV-3 (que se celebra hoy martes) y de Catalunya Ràdio. Sin menoscabo de los otros candidatos, cuando en las pantallas aparezcan Junqueras y Puigdemont el debate se convertirá de facto en un cara a cara entre quienes eran el presidente y el vicepresidente de la Generalitat catalana el 1-O. No se les ve juntos desde el 27 de octubre del 2017, en las escalinatas del Parlament, rodeados por las decenas de alcaldes que, vara en mano, jaleaban la fallida declaración unilateral de independencia. Mucho ha sucedido desde entonces --la huída a Bélgica, la prisión preventiva, el 21-D, la pugna abierta por la hegemonía del espacio independentista-- hasta llegar al momento actual, en el que Junqueras y Puigdemont volverán a encontrarse, plasma mediante. Es obvio que un debate en estas circunstancias es de todo punto anómalo, imagen de la excepcionalidad en que se encuentra la política catalana (y también la española) desde los días 6 y 7 de septiembre del año 2017.

La judicialización del procés ha evitado hasta el momento que el choque entre estas dos posturas haya llevado a una crisis en el seno del independentismo, aunque la pugna cada vez resulta más evidente. El debate de hoy entre Junqueras y Puigdemont, pese al plasma y la anomalía, es la primera oportunidad de los líderes para hablar de ello en público. Es un debate, por tanto, que va mucho más allá de las elecciones europeas.

   
1 Comentario
01

Por Micalet 10:54 - 14.05.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Otra anomalia de la justicia española. Un profugo y un encarcelado. ¿A que persona normal le puede interresar algo de estos delincuentes? El uno que cumpla la pena que le va a caer y el otro que lo detengan en cuanto puedan y pague por la fechoria que hizo.