+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Tribuna

Consell de xiquets i xiquetes

 

Xaro Miralles Xaro Miralles
16/11/2019

Benicarló presentará el próximo 20 de noviembre el Consejo Municipal de la Infancia y Adolescencia como un órgano de participación formado por niños, niñas y adolescentes en el que proponer ideas relacionadas con las políticas municipales que les afectan.

Por primera vez, nuestra ciudad fomentará entre los más jóvenes la toma de decisiones para que puedan expresar su opinión sobre la ciudad que quieren, una ciudad donde existan espacios para participar en la vida social, familiar y comunitaria que les permita caminar con seguridad por sus calles, una ciudad que les permita participar de actos sociales y culturales en definitiva, una ciudad donde los niños, niñas y adolescentes sean ciudadanos que participen en la construcción del mejor Benicarló posible. Por estos y otros motivos justifican la importancia de la aprobación del I Plan de la Infancia y la Adolescencia que recogerá todas las acciones que se trabajen desde la perspectiva de los derechos de los niños.

La participación infantil supone colaborar, aportar y cooperar en el bien común, así como generar entre los más jóvenes confianza en sí mismos y un principio de iniciativa. Además, la participación en la toma de decisiones ha de ser considerada como una permanente relación con los adultos y como un proceso de aprendizaje mutuo tanto para niños como para mayores.

Desde mi experiencia como alcaldesa y anteriormente docente enamorada de mi profesión, siempre he expresado mi satisfacción cada vez que los escolares han visitado el ayuntamiento, satisfacer su curiosidad, explicarles mi trabajo y el de toda la corporación, la importancia de lo público, el respeto hacia todos los colectivos que integran la ciudad, la administración de los presupuestos municipales, en definitiva, la responsabilidad que representa estar al frente de la institución.

Benicarló ha de mirar hacia el futuro como ciudad amiga de la infancia a través de la promoción y la implantación de políticas municipales que garanticen su desarrollo integral y sus derechos fundamentales. Los responsables políticos tenemos la obligación de optimizar aquellas actuaciones municipales que se dirijan a mejorar la calidad de vida de los niños y jóvenes, la promoción de su desarrollo evolutivo adecuado y la participación e integración progresiva en la sociedad como ciudadanos de pleno derecho.

*Alcaldesa de Benicarló