+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Firma invitada

Dolor y rabia

 

Marqués
22/07/2016

Han pasado ya dos días desde que en Benicàssim nos despertamos sacudidos por una terrible tragedia, pero el dolor y la rabia no nos ha abandonado aún. Un hombre asesinó de manera cruel a su mujer e hirió a sus dos hijos. El alma humana nunca estará preparada para asumir esa barbarie. No existen ni razones ni motivos suficientes nunca para utilizar la violencia, pero mucho menos, si pensamos que a quien estás agrediendo son las personas a las que se presume que quieres.

La lucha contra la violencia de género, no es la celebración de un día al año, ni todos los silencios que públicamente demuestran que estamos contra estos sucesos y al lado de las víctimas. El trabajo ha de ser diario. Las administraciones ponemos todos nuestros recursos a disposición de las personas. En el caso del Ayuntamiento de Benicàssim, se hace un seguimiento de los casos de los que se tiene conocimiento, a través del grupo contra la violencia, Viogen, en el que participan personal de las fuerzas de seguridad y también de la asistencia social.

Pero no es suficiente. En la conciencia de cada uno ha de haber el suficiente valor con la erradicación de la violencia para detectar cuando una vecina, una amiga, una conocida, quien sea, está sufriendo abusos, acoso o agresiones. Hemos de ser valientes para denunciar los hechos, aunque nos toquen de manera tangencial. H

*Alcaldesa de Benicàssim

 
 
1 Comentario
01

Por Vicent Bosch i Paús 13:34 - 22.07.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No existen ni razones ni motivos suficientes nunca para utilizar la violencia, cert, però pregunta a les màfies del mercat si els importen els morts per tal d'aconseguir i furtar les matèries primeres a d'altres països.