+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Estados Unidos, según el presidente Trump

 

Pocas veces el Congreso de Estados Unidos ha dado una imagen de total desencuentro entre republicanos y demócratas durante un discurso sobre el estado de la Unión como la ofrecida ayer durante la intervención de Donald Trump. Y eso que el presidente, en su largo discurso, utilizó un tono contenido poco habitual en él y lejos del tremendismo expresado hace un año en la inauguración de su mandato. Pero la dureza estaba en las palabras, no en cómo las pronunciaba. Una de esas palabras duras es Guantánamo, y a ella se refirió no para seguir la política de su antecesor de lograr el cierre de aquella ignominia, sino para reactivar el centro de detención. Otras palabras duras llegaron al abordar una de sus políticas más polémicas, la inmigración. Mientras pedía a la oposición su colaboración en esta conflictiva cuestión, identificaba de forma burda a los extranjeros con la delincuencia y la violencia.

El mundo, al que dedicó poco tiempo, se divide según Trump en buenos y malos, amigos y enemigos, y en esta dicotomía reclamó el uso de la fuerza ignorando el multilateralismo y la colaboración entre naciones. Con estos planteamientos de política interior y exterior, su llamada a la unidad con los demócratas caía en saco roto. Sin embargo, poco debe importar la falta de cooperación bipartidista cuando Trump puede apuntarse el tanto de una economía al alza con unos resultados que empiezan a ser tangibles entre la ciudadanía. También a su favor Trump tiene detrás a un Partido Republicano que ahora sí le apoya sin fisuras, cohesionado, entregado e identificado con el América primero, el mantra presidencial desde los tiempos de la campaña electoral, tras haber limado las diferencias. Y otro aspecto que le da ventaja es la situación aún confusa en la que se encuentra la oposición. Llamó la atención, dados los precedentes del presidente y sus escándalos sexuales, que muchas congresistas asistieran vestidas de negro en defensa del movimiento contra la discriminación y los abusos que sufren las mujeres.

En el año transcurrido desde su llegada a la presidencia de EEUU ha cumplido pocas de sus promesas. Los discursos como el de ayer tienen escaso efecto, especialmente cuando nada cambia en el programa salvo el tono con el que se trasmite. La prueba del nueve la tendrá Trump en noviembre con las elecciones de mitad de mandato.