+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Editorial

El feroz golpe de Erdogan

 

22/07/2016

La opinión del diario se expresa solo en los editoriales.

Los artículos exponen posturas personales.

El fallido golpe en Turquía sirve para que Recep Tayyip Erdogan complete su diseño de autoritarismo sin fisuras. Que el presidente aspira a convertir su país en un Estado autocrático bajo su mando no es nuevo. Tras años de intentar infructuosamente su acceso a la UE, la agenda oculta del islamismo turco en el poder se ha ido exhibiendo mediante la constante erosión de los derechos fundamentales. La intentona ha roto ahora toda prevención y Erdogan se ha lanzado a tumba abierta hacia la represión feroz. La purga afecta ya directamente a 60.000 personas. Los dos sectores más castigados son el ejército y la educación, los de mayor influencia en la sociedad. Las fuerzas armadas en Turquía habían sido el poder real desde que se creó la república cuando se desmembró el imperio otomano. Han hecho y deshecho gobiernos –con y sin golpes– y han sido garantes del Estado laico en un país sociológicamente musulmán. Hasta la llegada de Erdogan al poder que empezó a laminar dicho poder. La enseñanza es otro factor determinante para eliminar cualquier atisbo de laicismo. La declaración del estado de emergencia y la suspensión de la Convención Europea de Derechos Humanos son otros instrumentos para imponer su designio.

Erdogan está destruyendo toda la base democrática que tanto costó levantar en los años aciagos de las dictaduras militares turcas, la misma base que permitió al actual dirigente llegar al poder.

¿Qué harán ahora la UE y la OTAN ante esta deriva autoritaria? Desde que Occidente necesitaba a Turquía por ser frontera con la Unión Soviética, EEUU y la OTAN se han tapado siempre un ojo, o los dos, ante los desmanes autoritarios del poder. Erdogan ha sabido jugar sus cartas ya sea en relación a la Alianza como con la UE. Ahora Turquía sigue siendo un país fronterizo, pero lo es con Siria e Irak y el peligro que antes podía ser el comunismo ahora es el yihadismo. La base estadounidense de Incirlik es clave en esa lucha. Y en cuanto a Europa, la crisis de los refugiados ha convertido a Ankara en socio imprescindible, a menos que la UE afronte responsablemente la crisis en vez de externalizar lo que no es ni una solución. Erdogan está en situación de imponer su voluntad, pero ni la OTAN ni la UE deben aceptarla. Un Erdogan más agresivo implica mayor fractura de la sociedad y con ello un aumento del yihadismo en Turquía, y eso no puede interesar a nadie.

 
 
1 Comentario
01

Por Vicent Bosch i Paús 13:24 - 22.07.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Un auto-cop d'estat amb la col·laboració dels de l'OTAN, l'organització més terrorista i potent del món. Els morts sempre el posa la carn de canó. Siguen 100 o 5 milions o més.