+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Final trágico para el drama de Níjar

 

La desaparición desde hace 12 días del niño de 8 años Gabriel Cruz, en Níjar (Almería), ha culminado de manera trágica con el descubrimiento por la Guardia Civil del cadáver y la detención de Ana Julia Quezada, actual pareja del padre del menor. Aunque 400 personas se movilizaron desde el primer día para hallar al niño desaparecido y hasta 200 continuaron la búsqueda cada día en 400 puntos diferentes (pozos, balsas y descampados, principalmente), al final, como ocurre muchas veces en este tipo de sucesos, la solución al enigma estaba en el entorno familiar. El trabajo callado y eficaz de la Guardia Civil ha resuelto en menos de dos semanas, cuando la investigación parecía no avanzar, un caso que había conmocionado a todo el país. Este domingo, antes de conocerse el desenlace, vecinos de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) se movilizaron en solidaridad con Gabriel --luciendo lazos azules y pececitos del mismo color--, ya que parte de la familia paterna reside en la localidad. Ahora cabe esperar que la investigación policial y judicial contribuya a aclarar los detalles del terrible suceso que ha provocado la muerte de un niño de 8 años.

La desaparición de Gabriel y el hallazgo de su cadáver coinciden también con el debate sobre la derogación de la prisión permanente revisable, una cuestión que ha adquirido actualidad después de otro suceso de impacto, la detención hace unas semanas del presunto asesino de la joven desaparecida en Galicia Diana Quer. Este debate se produce ante la próxima decisión del Congreso de revocar ese tipo de condena a iniciativa del PNV y a la que el PP, primero y después Ciudadanos, se oponen, apoyados por una insistente campaña mediática de los medios más conservadores.

La prisión permanente revisable es una medida muy discutible --y más la ampliación de casos que propone el Gobierno--, que no parece imprescindible en un país como España, en el que la relación de delitos por habitante es baja comparada con otros estados que la prevén en sus códigos penales. Y, en todo caso, lo que no es admisible es su regulación en caliente, a golpe de emociones. Sentimientos desbordados, y con peticiones fuera de lugar fruto de la conmoción, como los que ayer mismo manifestaron los vecinos de Gabriel ante el cuartel de la Guardia Civil horas después de que se descubriera su cuerpo en el maletero de un coche.