+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A fondo

El futuro de Castellón

Solo trabajando contra la despoblación estará garantizada la identidad de la provincia

 

Javier Moliner Javier Moliner
11/10/2018

Decía William Shackespeare que el pasado es un prólogo. Es una sentencia que resume a la perfección dos cuestiones: en primer lugar el verdadero problema que hay en la provincia de Castellón y, por otro, el trabajo que estamos desarrollando desde el Gobierno provincial para frenar la despoblación.

El pasado de nuestra provincia es un prólogo al que hemos de insuflar esperanza, ilusión y, sobre todo, recursos. Esta misma semana, el gobierno provincial nos hemos trasladado a Culla y tenemos que ser capaces de diseñar unos presupuestos provinciales del 2019 contra la despoblación y el envejecimiento de la población rural.

En Culla, los diputados provinciales hemos celebrado una convención para analizar esta problemática y enfocar los presupuestos del próximo ejercicio justamente en seguir dando la vuelta a esta situación que afecta al interior de nuestra provincia. La Diputación de Castellón somos la institución más comprometida en impulsar medidas para frenar la despoblación del interior.

Sólo trabajando contra la despoblación y por el rejuvenecimiento del interior estará garantizada la identidad de la provincia de Castellón. Nuestra historia, nuestra cultura o nuestro patrimonio natural no se pueden mantener sin gente habitando los pueblos. Y no basta con desear unos pueblos más habitados y llenos de vida, hay que poner recursos para ayudar a conseguirlo y mucho trabajo sobre la mesa después de haber recorrido los pueblos uno a uno.

Pensar en buenas ideas para los pueblos pequeños en una convención de presupuestos en un pueblo pequeño, como un vecino más, ayuda sin duda a tener otra perspectiva alejada de despachos y de comodidades que uno tiene en la ciudad y no tanto en el interior, y ha sido un factor que hemos querido incluir en esta jornada abierta de ideas y sinergias entre las distintas áreas de trabajo del Gobierno provincial.

Es nuestra obligación moral poner freno a esta situación porque solo manteniendo la vida en el interior podremos sobrevivir como pueblo y como provincia. No descubro nada si digo que soy un defensor del liberalismo como modelo económico, que creo en las bajadas de impuestos como políticas para impulsar el crecimiento económico o que siempre he defendido la libertad. Pero si hay una cuestión capital en el liberalismo esta es sin duda la defensa cerrada de la igualdad de oportunidades.

Y pienso que esa igualdad nace de que desde el origen todo el mundo tengas las mismas oportunidades para, a partir de ahí, que cada cual con su talento pueda llegar hasta donde pueda. Y por eso nos tenemos que esforzar en seguir frenando la despoblación. Además, nunca hemos de perder de vista la necesidad de que las administraciones sean útiles.

El programa Repoblem, con medidas a favor de todos los grupos de edad, marca el camino del futuro que queremos para esta provincia.

*Presidente de la Diputación de Castellón