+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

La incipiente reforma constitucional

 

La voluntad política de Pedro Sánchez ha conseguido finalmente que esta semana se hayan puesto las bases para poner en marcha en el plazo de seis meses una subcomisión de reforma constitucional en el Congreso de los Diputados. Previamente deberá elaborar sus trabajos otra subcomisión de evaluación del modelo territorial. Todo ello está lógicamente supeditado a la respuesta que dé el president de la Generalitat Carles Puigdemont al requerimiento que le ha enviado el Gobierno, previo a la aplicación del artículo 155. Es evidente que sería del todo imposible abordar un debate constitucional con una comunidad intervenida.

Esta incipiente reforma constitucional es para casi todos los implicados una posibilidad de desandar lo mal andado. Para el soberanismo catalán no rupturista es una pista de aterrizaje tras dos años de deriva hacia el unilateralismo. Para el independentismo más acérrimo, también podría ser una posibilidad de explorar los límites reales, no imaginarios, de un Estado democrático como el español plenamente integrado en la Europa de los derechos y las libertades. Para Rajoy y para el PP podría ser una oportunidad de consolidar la presente legislatura y de borrar la imagen que ha dado dentro y fuera de España de poner por delante el inmovilismo legalista a la necesidad de abordar los problemas reales. Para el PSOE, evidentemente, sería la ocasión de explicitar y explicar sin las urgencias de la coyuntura cual es su modelo de nación española desvinculado de ciertas reminiscencias imperiales. Y para Ciudadanos y Podemos podría constituir la oportunidad de entrar en la historia y hacer efectivo el espíritu regeneracionista con el que llegaron a la política.

Si la sensatez se impone en la respuesta de Puigdemont, el camino no será fácil. España es hoy una sociedad más madura y más empoderada que en 1978. Como dijo el rey Felipe VI en el discurso del 3 de octubre, cualquier idea debe poder ser debatida dentro de la ley. Y el debate hoy debe ser abierto, no cómo durante años propugnó el PP exigiendo acordar el final de la reforma antes de empezarla. Todos han de acudir a ella asumiendo riesgos y explicando claramente sus posiciones. En el siglo XXI, peinar las cosas a oscuras o pasarles el cepillo no sirve para ganarse la legitimidad como explica hoy mismo el portavoz del Parlamento europeo.

 
 
1 Comentario
01

Por jps 5:24 - 15.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La única reforma constitucional que quieren es la que les permita salir de España. El único diálogo que quieren es entre separarse por las buenas o por las malas. El Gobierno tiene la obligación de defender el Estado y el Estado somos los 47 millones de Españoles , los únicos capacitados para entregar un territorio. La única solución es aplicar el 155 .Los únicos responsables si hay desórdenes públicos son Puigdemont , Junqueras , Forcadell... . No cabe otra , la debilidad del Estado llevaría a Europa al caos secesionista. Todos los independentistas de todospaíses verían que no es difícil y cuál sería el próximo, ¿ Transilvania de Rumanía? Córcega de Francia? ....