+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El turno

La mentira como argumento

 

MÓNICA Barabas
25/04/2019

Los debates televisivos han dejado algunas cosas claras. La primera, que el 28-A votamos entre derechos y derechas, como pueden leer en estas mismas páginas a Rafa Simó. La segunda, que Casado se ha puesto la piel de cordero después de pasarse meses haciéndole el juego a la ultraderecha. La tercera, que la mentira se ha convertido en argumento político. Los medios independientes se han encargado de destapar algunas de estas mentiras compulsivas.

Rivera (Ciudadanos) miente cuando dice que el Gobierno de Sánchez ha pactado 21 medidas con Torra. Pedro Sánchez no ha cerrado ningún acuerdo con el Ejecutivo catalán. Rivera miente cuando afirma que la vicepresidenta Carmen Calvo criticó en la manifestación del 8M a las mujeres de Cs. Los socialistas dijimos que lo de «feminismo liberal» es un ridículo total. Y lo reiteramos.

Casado (PP) miente sobre el impuesto de sucesiones. La mayoría de herencias de padres a hijos están exentas de este impuesto o son simbólicos. En Andalucía, el Gobierno de Susana Díaz lo bonificaba desde 2018 para herencias hasta un millón de euros. El tripartito de derechas ha eliminado ahora este impuesto para los que heredan más de un millón de euros. Casado miente cuando dice que el PSOE votó con Bildu en el Parlamento Vasco la ley de abusos policiales. La ley salió adelante con los votos de PNV y PSOE y la abstención de EH Bildu y Podemos. Y no solo miente, además se le olvida que el PP ha votado hasta 127 veces con EH Bildu en ese mismo Parlamento.

Y miente Iglesias (Podemos) cuando dice que el sistema tributario no es progresivo. El principal impuesto, el IRPF, es progresivo.

La mentira no puede ser el argumento político de los partidos. Tiene las patas muy cortas, pero el descrédito que genera sobre las instituciones es muy grande.

*Concejala socialista en Castelló