+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

La rueda

El misterio de las siglas

 

CRISTINA Pardo
03/07/2020

Está siendo noticia Núñez Feijóo por ocultar las siglas del PP en la campaña electoral gallega. No es la primera vez ni es el inventor del ahora las ves y ahora no las ves. A nadie se le escapa que el presidente de la Xunta tiene perfil propio, como en su día lo tuvieron Esperanza Aguirre o Javier Arenas. El problema del partido que hoy oculta Feijóo en sus mítines es que no se sabe muy bien de qué está hecho. Son retales que cambian en función del viento demoscópico. Unos días es más de Rajoy y muchos más días es más de Aznar. Otros días es como de Ana Pastor y muchos otros días se parece bastante más a Cayetana Álvarez de Toledo, lo que genera estupor en no pocos populares.

El candidato gallego sabe que a él le suma más el primer PP que el segundo; como a casi todos, en mi opinión. Sabe que le pueden dar más votos los actos con Rajoy o con Martínez Almeida, que con Casado o Díaz Ayuso. Es una estrategia antigua. Ya la usaron el popular García Albiol en Catalunya o los socialistas Susana Díaz en Andalucía y Abel Caballero allá por 2011 en Vigo. Es habitual cuando la marca a nivel nacional pasa por horas bajas, algo que ocurre de un tiempo a esta parte con demasiada frecuencia. Pedro Sánchez, durante la campaña fallida de este pasado febrero, interrumpida por el coronavirus, dijo: «Feijóo esconde las siglas del PP, porque significan corrupción». No solo por eso y él lo sabe. Si no, equivaldría a decir que todos los que lo han hecho en el PSOE estando ya él en la secretaría general consideran que su partido es sinónimo de prácticas irregulares. Se hace porque los líderes nacionales, a veces, no suman en política territorial. Por eso, son tan divertidas las explicaciones de los que juegan al escondite, con tal de no decir la verdad.

En esta ocasión, el secretario general del PP de Galicia ha restado importancia a la polémica alegando que «no hay un solo gallego que no sepa a qué partido pertenece Feijóo». Pero ojalá voten pensando que es de un partido distinto al de Álvarez de Toledo, de cuyo nombre no quiero acordarme, le ha faltado decir.

*Periodista