+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

El nuevo antídoto del BCE

 

20/03/2020

En la crisis financiera de 2008, el Banco Central Europeo (BCE) de entrada no tocó la tecla correcta. Presionado por los países partidarios de la austeridad, encabezados por Alemania, permitió durante cuatro años que los mercados asediaran al euro atacando la deuda de los países del sur después del colapso griego. Se les obligó a enormes recortes. En julio del 2012, Mario Draghi cambió el rumbo del BCE y anunció solemnemente que haría «todo lo necesario» para salvar la moneda única y en un gesto teatral que pasará a los anales sentenció: «y creánme, será suficiente». Se puso a comprar masivamente deuda pública y privada de los estados europeos hasta desincentivar a los especuladores de proseguir con sus ataques a la moneda única.

Hace menos de una semana. la sucesora de Draghi, Christine Lagarde, siguió la senda del 2008. Puso sobre la mesa un monto total de 120.000 millones más para el programa de compra de deuda. Las primas de riesgo de España e Italia, los países paralizados por la pandemia, empezaron a dispararse. Hasta que la madrugada de este jueves, Lagarde rectificó y anunció que las compras seguirán hasta los 750.000 millones. Un nuevo antídoto contra los que surfeaban sobre sus primeras dudas.

A parte de los especuladores, lo cierto es que resulta razonable debatir si va a ser suficiente. En las crisis de solvencia, garantizar la deuda pública hasta el último extremo, es decir desde el banco emisor, también es una alternativa que está contrastada. Pero las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus aún no son ni una crisis de liquidez ni de solvencia.