+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

La ventana de la UJI

Nunca es tarde

 

12/02/2017

Las segundas oportunidades no suelen aparecer con frecuencia. En muchas ocasiones lamentamos no haber tomado la decisión correcta, haber errado en el camino a seguir. Sin embargo, cuando esa nueva oportunidad llega, solemos aferrarnos a ella y tratamos de recuperar el tiempo perdido. Tal y como sugería Píndaro, no existe mayor mérito que aprovechar esa nueva oportunidad, pues no son muchas las que nos suelen llegar en la vida. Para muchas personas, el hecho de poder llevar a cabo estudios universitarios años después de haber abandonado las aulas supone un sueño que se abandonó en el pasado, pero que puede llegar a cumplirse si se desea.

El objetivo de la universidad pública española es conseguir que toda aquella persona de valía tenga la oportunidad de recibir los conocimientos que le permitan mejorar sus competencias intelectuales y profesionales. Nuestro gran objetivo es que ningún factor externo haga que estas personas no puedan desarrollar estudios superiores, incluyendo la edad y experiencia previa del estudiante. Nunca es tarde para afianzar los conocimientos, para actualizarlos y descubrir nuevas ideas y teorías, para mejorar. Por este motivo, las pruebas de acceso a la universidad para estudiantes de más de 25, 40 y 45 años tienen como finalidad abrir las puertas a todas aquellas personas que, por uno u otro motivo, no pudieron estudiar en un pasado y que quieren cumplir ese sueño que han tenido desde un principio: conseguir recibir una preparación adecuada para poder lograr más y mejores oportunidades en un futuro cercano.

No es cuestión de suerte. La Universitat Jaume I desea que toda aquella persona que demuestre una preparación adecuada pueda acceder a estudios superiores en un entorno académico de calidad. Las pruebas de acceso, que tendrán lugar los dos primeros sábados de mayo (días 6 y 13), y para las que se encuentra abierta la matrícula (hasta el 17 de febrero), permitirán que estas personas puedan acceder a los títulos oficiales que se están ofreciendo en las universidades de Comunitat Valenciana. Muchos alumnos de cursos anteriores nos confesaron que había sido una gran suerte poder cumplir ese sueño, acceder a la carrera que, en el pasado, no pudieron cursar. No obstante, como señaló Voltaire, la suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y se unen. Es nuestra función, como universidad pública, lograr que ambos términos se unan para que esas personas que en su momento no pudieron estudiar una carrera universitaria lo hagan ahora. Dar una nueva oportunidad a estas personas para que se preparen adecuadamente se convierte en nuestro objetivo.

SON MUCHAS las personas que se deciden a tomar parte en estas pruebas, cada uno con unos condicionantes distintos, con unos objetivos diferentes. Conviene señalar lo heterogéneo de los participantes en estas pruebas: en muchos casos, los estudiantes nos indican que el hecho de casarse, tener hijos y un trabajo estable habían truncado, durante un tiempo, ese sueño de poder obtener un título universitario. Otros sencillamente confiesan que, años atrás, prefirieron tomar otros caminos, y que ahora se han dado cuenta que una buena educación superior les podría haber abierto puertas que encontraron cerradas. Son también muchos los casos en que condicionantes sociales y económicos forzaron a algunas personas a no considerar la opción de cursar estudios en nuestras aulas; de hecho, buenos alumnos tuvieron que abandonar los estudios y ponerse a trabajar por necesidad, porque en sus hogares hacía falta ese dinero que permitía mantener a sus familias. Son diversos casos, diversas situaciones, pero un mismo sueño. Pasados los años, el gusanillo está aún ahí, y no son pocas las personas que deciden intentarlo, que consideran que han de lograr esa nueva oportunidad para poder acceder a la universidad.

Es solo cuestión de dar un paso adelante, pero hay personas que, a pesar de su interés, no se deciden a darlo. Consideran que ya son mayores para este reto, que han hecho tarde, que su momento pasó. Es un error. La vida consiste en aceptar retos, en luchar por cumplir objetivos. Hay que aceptar los retos para poder cumplir nuestras metas personales. Y, para este fin, hay que estudiar, prepararse, abrir nuevas puertas. Tal y como Albert Einstein señaló, no debemos entender el estudio como un deber, sino como una oportunidad para adentrarnos en el fascinante mundo del conocimiento. Por eso, desde la Universitat Jaume I, animamos a todas aquellas personas que tienen interés por aprender, por aumentar su conocimiento, a tomar parte de esta comunidad. En Infocampus recibirán información detallada sobre las carreras a cursar en nuestra universidad, las posibilidades académicas que pueden encontrar en el campus del Riu Sec. Pretendemos que la transición a los estudios universitarios sea sencilla, fácil, mediante la ayuda que recibirán por parte de la Unitat de Suport Educatiu durante su año inicial de estudios. En definitiva, nuestro propósito es, y ha de ser siempre, que nadie abandone su sueño de poder desarrollar estudios universitarios de calidad.

Las puertas están abiertas.

*Coordinador de las Pruebas de Acceso a la Universidad para Mayores de 25, 40 y 45 años en la UJI