+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Tiempo de opinar

Poder en malas manos

 

Mario García Mario García
26/06/2017

Puede existir algo más lamentable que un político al que le seduce más el poder que la responsabilidad del cargo que ostenta? Eso suele pasarles a quienes han llegado a las instituciones por la puerta de atrás, personas que no estaban llamadas a gobernar, pero que se han impuesto a la voluntad de los ciudadanos con acuerdos que no tienen más fundamento que los odios que les unen.

Cuando las decisiones tienen un origen tan poco racional, el resultado no puede ser otro que el sectarismo, y como consecuencia, la indefensión de los ciudadanos. Habrá quien pensará que exagero, que me dejo llevar por los mismos sentimientos, pero venimos acumulando demasiadas evidencias como para no afirmar que en Nules el poder está en muy malas manos.

La penúltima perla nos la regaló hace unos días el primero de los perdedores. Con esa actitud altanera que le ha caracterizado desde que llegó al ayuntamiento, demostrando que le importa más ejercer su superioridad que respetar la institución a la que representa, en una comisión en la que se deberían de tratar exclusivamente asuntos de interés general para la población, enseñó unos documentos privados, información relacionada con mi actividad profesional y privada de 2012.

El mismo concejal que la utilizó sabe que no había nada de ilegal ni sospechoso en esos papeles, pero su objetivo no era poner en tela de juicio ningún trámite, sino demostrarme que podía hacerlo, amedrentarme. El primer teniente de alcalde del ayuntamiento de Nules, el que se supone que debe dedicar todo su tiempo a solucionar los problemas de los ciudadanos, demostró una vez más su obsesión por escarbar hasta debajo de la tierra si hace falta para dar con la mínima oportunidad de cercenar mi honorabilidad.

Dos años después siguen obsesionados con lo mismo. El día en que no protagonice sus intervenciones y estrategias; el día en que dejen de escrutar cada palabra o cada movimiento que hago o hice, quizás ese día tendrían una remota posibilidad de convencernos de que les preocupa Nules. Me entristece mucho, pero no por mí. Mi pueblo no se merece este gobierno.

*Concejal y presidente del PP de Nules