+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La polémica de Eurovisión en Israel

 

Este fin de semana se ha celebrado en Israel una de las ediciones más controvertidas del festival de Eurovisión. Grupos de presión de todo el mundo contrarios a la ocupación israelí de los territorios palestinos, agrupados bajo la campaña Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), llevan prácticamente un año llamando al boicot de esta edición del festival. Argumentan que la violación de los derechos humanos en los territorios ocupados palestinos, la larga lista de vulneraciones de la legalidad internacional del Estado hebreo, el castigo colectivo de la población en Gaza y la colonización sin freno de Jerusalén y Cisjordania eran motivos más que suficientes promover un boicot a Israel como en su momento se llevó a cabo contra Sudáfrica. En este sentido, un festival que recibe tanta atención internacional como el de Eurovisión constituye un escenario que resulta perfecto para mostrar sus revindicaciones.

En sentido contrario, Eurovisión constituye un escaparate ideal para que Israel enviara al mundo un mensaje de normalidad alejado de la realidad diaria de la ocupación. Resultaban ilusos los llamamientos a no politizar el festival, dado que la edición de este año estaba concebida como un gran ejercicio propagandístico israelí. Es, por tanto, cualquier cosa menos una edición normal. No puede serlo, porque la realidad es que el país que lo alberga mantiene desde hace décadas bajo férrea ocupación militar a millones de personas a pocos kilómetros del lugar donde se ha celebrado el festival.